Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona tomará el control de los terrenos de su frente litoral

Para la ciudad, pasar a ser titular de estas 38 hectáreas no tendrá ningún coste, porque es una zona de la que ya se ocupa.

180419 Vista alzada de la costa de Barcelona y parte del Maresme
18/04/19 Vista alzada de la costa de Barcelona y parte del Maresme EL PAÍS

Barcelona está a punto de tomar el control de casi 38 hectáreas de terreno en su frente litoral. Una alargada pero estrecha franja que arranca a la altura del hospital del Mar, pasa rozando el hotel Arts y la torre Mapfre, discurre por encima de la Ronda Litoral, abarca los parques de la Nova Icària y el Poblenou, el complejo deportivo de la Mar Bella y llega a la altura de la plataforma del Zoo marino (que queda fuera del ámbito). Es un área que el Estado cedió a la ciudad en concesión hace 30 años, cuando se comenzaron a construir los barrios de la Vila Olímpica y el Front Marítim.

El Ayuntamiento de Barcelona y el Ministerio de Hacienda ultiman el convenio para desafectar esta zona del frente litoral, que de punta a punta ocupa más de tres kilómetros.

El acuerdo contempla que los viales (las calles y la Ronda), las zonas verdes, los cinco chiringuitos-restaurante del paseo marítimo y los equipamientos pasen a ser de titularidad del Ayuntamiento. Entre los equipamientos hay un edificio de mantenimiento de Parques y Jardines, una central de recogida neumática de residuos, las instalaciones deportivas de la Mar Bella (pista de atletismo y campo de rugby y pabellón cerrado), además de tres aparcamientos de titularidad municipal en subsuelo.

Las construcciones de la zona marítimo-terrestre que generan actividad económica se las quedará el Estado (el McDonald’s, la gasolinera y los aparcamientos de la torre Mapfre y el del hotel Arts). Y las discotecas que hay entre el hotel Arts, el CSIC, el Instituto de Ciencias del Mar y la playa del Somorrostro serán reconvertidas en equipamientos.

ZONA DEL LITORAL DE BARCELONA QUE CONTROLARÁ EL AYUNTAMIENTO

Zona de dominio público marítimo-terrestre del litoral de Barcelona que controlará el Ayuntamiento

Fuente: elaboración propia. Y. CLEMENTE - A. ALONSO /

Para la ciudad, pasar a ser titular de estas 38 hectáreas no tendrá ningún coste, porque es una zona de la que ya se ocupa. Por ejemplo, el Consistorio ya asume el mantenimiento de los viales o de las zonas verdes, entre otros. De alguna manera, es una formalidad, pero Barcelona gana un terreno que no era suyo, aunque actuaba como si lo fuese.

La actual concesión administrativa de esta zona, que formaba parte del antiguo dominio público marítimo-terrestre, data de 1989 y fue otorgada por el Ministerio de Fomento a Vila Olímpica S.A. para construir el barrio que albergó a los atletas de los Juegos Olímpicos de 1992. Aquella primera concesión se traspasó al Ayuntamiento en 1996. Y en 2005 se retiraron 10 hectáreas para destinarlas a la construcción de una plataforma para instalar un zoo marino. De ahí que la plataforma y su entorno queden fuera de los terrenos que ahora pasará a gestionar la ciudad. Más tarde, en 2009, la línea del llamado dominio público marítimo-terrestre se avanzó hacia la playa pero, según recuerdan fuentes del Ministerio de Fomento, “hasta su completa desafectación el área sigue constituyendo dominio público-marítimo terrestre”.

Tanto el Ayuntamiento como el Ministerio de Hacienda confirman que llevan tiempo trabajando en el acuerdo. “La complejidad de la operación de cesión, que abarca un área muy extensa del litoral barcelonés en la que, además, concurre una importante heterogeneidad de utilizaciones de las superficies afectadas, ha determinado que estén aún pendientes de perfilarse determinados extremos de carácter técnico, referidos esencialmente a la precisa delimitación de superficies y usos”, indican fuentes del Ministerio, que confían en que el acuerdo se rubrique antes del final de la concesión, en junio: “Con anterioridad se habrán arbitrado las soluciones que fuesen precisas en garantía de la seguridad jurídica de las diferentes situaciones de ocupación y uso de los espacios incluidos en la concesión”.

Por su parte, fuentes del Consistorio barcelonés celebran un acuerdo que, aseguran, “está a punto de cerrarse”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información