Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mitxel Lakuntza defiende la huelga en su primer discurso al frente de ELA

El sustituto de Txiki Muñoz apuesta por la continuidad tras salir elegido secretario general con el 95% de los votos

Mitxel Lakuntza (derecha) se abraza con Txiki Muñoz tras salir elegido secretario general de ELA.
Mitxel Lakuntza (derecha) se abraza con Txiki Muñoz tras salir elegido secretario general de ELA.

El nuevo secretario general de ELA, Mitxel Lakuntza, ha aprovechado su primer discurso al frente del sindicato mayoritario vasco para hacer una defensa de la huelga como instrumento "imprescindible para combatir la precariedad". "Esperamos que en el futuro haya más huelgas", ha recalcado Lakuntza instantes después de convertirse en el líder ELA con el apoyo del 95,02 % de los votos emitidos en el congreso extraordinario que la central ha celebrado este viernes en San Sebastián.

Lakuntza, hasta ahora responsable del sindicato en Navarra, sustituye en el cargo a Adolfo "Txiki" Muñoz, quien se ha despedido de sus compañeros de militancia con un "agur rebelde" tras una década al frente de ELA. El relevo ha sido escenificado con un fuerte abrazo entre ambos sobre el escenario del Kursaal, donde el nuevo secretario general ha reconocido que le "gustaría compartir estrategia con LAB para ser más fuertes" aunque "es evidente -ha dicho- que hoy eso no es posible".

"Hay que compartir objetivos sobre bases concretas: la importancia de la huelga y de la autonomía sindical". "Si se quiere medir la salud de las alianzas habrá que fijarse en las huelgas". "La mejor señal sería que hacemos huelgas conjuntamente", ha subrayado. Lakuntza ha dicho que hay que prepararse para "huelgas largas" contra la "precariedad" y ha opinado que "los 1.100 euros que paga la caja de resistencia de ELA es una de las mejores inversiones que puede hacer un sindicato".

En el ámbito político, Lakuntza cree necesario abrir un "proceso soberanista" vasco sobre tres ideas fundamentales, una de ellas es que "la bilateralidad" con el Estado es "un invento del PNV", una ficción que "sólo sirve para imponer políticas de ajuste". La segunda premisa defendida por Lakuntza carga contra el Estado al que acusa de "anteponer la unidad a la democracia" y de tener unos "estamentos ideológicamente contaminados" y un "sistema judicial que no imparte justicia sino que se utiliza como vanguardia de la represión".

Entre los asuntos "pendientes de resolver" ha citado el fin de la dispersión de los presos de ETA y la "cuestión de las víctimas" ya que, a su juicio, "todas y cada una de las vulneraciones de los derechos humanos" deben ser reconocidas. "No aceptaremos que por esa batalla en torno al relato se margine a una parte de esta sociedad. Todas las personas y víctimas tienen la misma dignidad", ha defendido.

Por último, ha opinado que el impulso del proceso soberanista vasco exige también "forjar un suelo desde el soberanismo de izquierdas, trabajando las soberanías en plural y buscando consensos".

Lakuntza ha continuado la estela de su antecesor al criticar al Gobierno de Iñigo Urkullu al que, en su opinión, "sobra soberbia y falta altura democrática" y ha rechazado también el "fraude de mesa de diálogo social", un foro "vacío" que "no es más que propaganda". Ha defendido un sindicato fuerte, feminista, euskaldún, eficaz contra la precariedad, con "vocación de actuar como contrapoder, con la organización y la militancia como norte y promoviendo huelgas".

Lakuntza lidera una ejecutiva continuista, que estará al frente del sindicato durante los próximos cuatro años, en la que repite como secretaria general adjunta Amaia Muñoa, En el nuevo comité ejecutivo hay una nueva incorporación con respecto a la ejecutiva saliente, la de Maialen Aranburu, al frente del área de Acción Social.

El resto de los integrantes son Amaia Aierbe, Xabi Anza, Iván Giménez, Laura González de Txabarri, Pello Igeregi, Mikel Noval, Leire Txakartegi, Eustakio Uranga y Joseba Villarreal, todos ellos presentes también en el equipo de Adolfo "Txiki" Muñoz, quien abandona la esfera pública por motivos de edad, al cumplir 60 años, como fijan los estatutos de este sindicato, que cuenta con más de 100.000 afiliados y que ha superado esta semana su máximo histórico de representación .

Un sindicalista de cantera que comenzó en Gamesa

EFE

El navarro Mitxel Lakuntza, un electrónico que comenzó en Gamesa y se forjó en la lucha sindical desde la base, toma este viernes las riendas de ELA con el reto de mantener el liderazgo del primer sindicato vasco, que cuenta con más de 100.000 afiliados y el 41 % de representación en Euskadi.

Lakuntza Vicario (Pamplona, 1976), responsable hasta ahora del sindicato en Navarra, se convierte así en el quinto secretario general de ELA tras relevar a Adolfo "Txiki" Muñoz, quien deja el cargo por motivos de edad, al cumplir 60 años.

Este navarro de 42 años es técnico en electrónica, vocación que heredó de su padre electricista, y afiliado a ELA desde 1999, cuando era trabajador de Gamesa, donde ejerció como delegado sindical.

Fue en 2001 cuando entró en la estructura del sindicato, en el que ha desempeñado distintas responsabilidades, los últimos 14 años como miembro del comité ejecutivo, que ahora lidera con Amaia Muñoa como secretaria general adjunta, quien repite en el cargo.

Lakuntza se reconoce feminista y euskaldún, cita el optimismo entre sus virtudes y admite la "impaciencia" como uno de sus defectos. El acuerdo de Lizarra Garazi es uno de los hechos históricos más destacables para este sindicalista de cantera, que cita como un sueño realizado haber celebrado el Primero de Mayo en su Pamplona natal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >