Desarticulada la banda de los “pincharuedas” de la autopista

Los Mossos detienen a seis hombres, especialistas en desvalijar vehículos

La banda criminal actuando en un peaje.
La banda criminal actuando en un peaje.MOSSOS D'ESQUADRA

Una investigación policial que se ha alargado durante cinco meses ha propiciado la desarticulación de una activa banda criminal que estaba especializada en cometer robos en la autopista. Los miembros del grupo rajaban las ruedas de los vehículos de sus víctimas y, luego, simulaban que les prestaban ayuda , pero, en realidad, aprovechaban para robar todos los objetos de valor que podían de dentro del coche. Fuentes policiales cifran en, al menos, 50.000 euros el valor del botín que habrían conseguido con los asaltos. La suya era una actividad delictiva que se había alargado en el tiempo dado que, según los Mossos, algunos de los detenidos, todos ellos multirreincidentes, "acumulan centenares de antecedentes policiales" y ya actuaban en 2012, cuando los Mossos d'Esquadra los detectaron por vez primera.

El asedio policial ha supuesto la detención de seis hombres, de origen serbio y kosovar, de entre 35 y 50 años, que fueron arrestados la madrugada del lunes en domicilios de Reus, L'Ametlla de Mar y L'Hospitalet de l'Infant. El clan tenía estaba catalogado como grupo peligroso y se sospechaba que podían estar en posesión de armas de fuego. El operativo movilizó a más de un centenar de agentes de los Mossos, incluida la Brigada Móvil y la Unidad Canina, además de las unidades de Investigación y de Seguridad Ciudadana.

La investigación se inició hace cinco meses, cuando a partir de varias identificaciones se estableció una actividad común entre los investigados. Operaban básicamente en la autopista AP-7, desde Murcia hasta La Jonquera, y escogían víctimas preferentemente de origen extranjero, por las grandes cantidades de dinero que acostumbran a llevar cuando viajan de vacaciones. A la banda también se le atribuyen asaltos cometidos en otros vías rápidas, como la C-32 y la A-2. Tenían mucha movilidad y los investigadores aseguran haber comprobado que ocasionalmente el grupo había circulado hasta Bruselas, utilizando las vías rápidas de Francia y, parándose en todas las áreas de servicio para, supuestamente, hurtando objetos de valor de dentro de los vehículos que estaban aparcados. A pesar de que el modus operandi más habitual era la técnica del “pincharuedas”, mediante la cual los ladrones perforan un neumático del vehículo de la víctima y posteriormente aprovechan del trajín de los ocupantes cuando se paran en el arcén para reparar la avería, también se beneficiaban de los olvidos y de los excesos de confianza en las áreas de servicio. Los detenidos, con varios antecedentes en diferentes países de Europa, como por ejemplo Francia, Alemania e Italia, utilizaban vehículos de alquiler de gama alta para asegurarse una fuga rápida después de cometer los robo. Los Mossos calculan que habrían invertido más de 9.000 euros en el alquiler de los vehículos que usaban para delinquir.

Se los atribuye un total de 22 delitos de hurto, 6 delitos de daños leves, 7 delitos contra la seguridad del tráfico, 2 delitos de robo con violencia e intimidación, 1 delito de receptación, 2 delitos de apropiación indebida de vehículo, 1 delito de robo con fuerza y 7 delitos contra la seguridad del tráfico por conducir sin haber obtenido nunca el permiso de conducir. Además, se les atribuye otro delito de pertenencia a grupo criminal.

Durante las entradas y registros a los domicilios de L'Ametlla de Mar, Reus, L'Hospitalet de l'Infant y Miami Platja, se localizaron alrededor de 15.000 euros en efectivo y otros 10.000 en divisa extranjera, de dieciséis países diferentes. También se hallaron bolsos sustraídos, teléfonos móviles, cámaras de fotografía y documentación falsificada de los miembros de la organización, así como un arma de fuego real del calibre 6,35.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS