Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castelló de la Plana ya es el nombre oficial exclusivo de la ciudad

La Generalitat aprueba la denominación en valenciano a petición del Ayuntamiento por ser la forma más histórica y tradicional documentada

El Consell de la Generalitat ha aprobado este viernes el cambio de la denominación bilingüe del municipio de Castelló de la Plana/Castellón de la Plana por la forma exclusiva en valenciano Castelló de la Plana. El acuerdo se ha tomado después de que el Ayuntamiento de la localidad acordara el pasado año solicitar el cambio con los votos de los tres socios del Pacte del Grau -PSPV, Compromís y CSeM-, y con la oposición del PP y Ciudadanos. De este modo, la denominación oficial de la ciudad pasa a ser Castelló de la Plana. 

La Generalitat ha tomado la decisión tras el dictamen favorable que emitió por unanimidad la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) el pasado mes de febrero. Esta institución, constituida en 2001 bajo el mandato del expresidente valenciano, Eduardo Zaplana, del PP, con el apoyo del PSOE-PSPV, es el ente normativo oficial del valenciano, de la toponimia y la onomástica, según se contempla en el Estatuto. El informe de su Sección de Onomástica, que preside el catedrático y académico Emili Casanova, fundamenta el estudio del topónimo en cuatro aspectos básicos: la etimología, la documentación histórica, la legislación vigente y los criterios de fijación de la toponimia valenciana recogidos en los manuales especializados.

El estudio etimológico presenta, "pocas dudas" sobre la evolución a partir de la forma castrum, a la cual se añade el sufijo diminutivo -ellum (Castellum), y a esta palabra, el sufijo -ione, proceso que da como resultado Castellione. Este estructura, que está presente en todas las lenguas románicas, en castellano evolucionó a la forma castejón. Por lo tanto, "Castellón no es una evolución histórica castellana, sino la adaptación morfológica posterior a partir del término original Castelló", dice el informe.

Desde el punto de vista histórico, el informe señala que el primer documento original con el nombre de Castelló, en la forma latina Castellione, es una carta puebla del año 1239. De 1244 a 1339 en los escritos de la Cancilleria Real aparece ya el nombre Castelló de Borriana.

En el siglo XV se encuentra la forma Vila de Castelló, sin complementación, y es en el XVI cuando se hace habitual la denominación Castelló de la Plana. La forma castellanizada aparece en un censo del año 1609.

Con motivo de su dictamen, la Acadèmia recordó que la legislación actual avala este proceso de cambio de los topónimos oficiales para adaptarlos a las formas históricas y tradicionales, atendiendo a la riqueza de las diferentes modalidades lingüísticas de España, que hay que respetar y proteger, tal como figura en la Constitución Española.

Tras la aprobación del cambio de denominación por parte del Consell, cuyo presidente es Ximo Puig, y vicepresidenta, Mònica Oltra, de Compromís, la portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Castelló, Begoña Carrasco, ha afirmado que "hoy es un día triste para Castellón". "Hoy quienes perdemos somos los castellonenses al ver consumada la imposición de PSOE y Compromís de acabar con la denominación bilingüe de nuestra ciudad, la que ha estado vigente durante 36 años". "El Consell ha aprobado una medida sectaria y electoralista para imponer una de nuestras dos lenguas oficiales sobre la otra", ha añadido en un comunicado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >