Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barça-Lyon: partido de alto riesgo

Los Mossos despliegan un amplio dispositivo para evitar peleas entre los ultras de ambos equipos

Material intervenido en el bar que frecuentan los Boixos el sábado.
Material intervenido en el bar que frecuentan los Boixos el sábado.

Controles en el bar la Jarra, en el Asador, en algún bar de Travessera de Gràcia, en la plaza de Osca de Barcelona… Los Mossos están en alerta ante el partido de alto riesgo que se juega mañana entre el Olympique de Lyon y el Barça en el Camp Nou. Los agentes temen que las ultras del Lyon, los Bad Gones, y los del Barça, los Boixos Nois, sean los protagonistas de peleas y enfrentamientos en la calle. En el partido de ida, varios boixos entraron en el campo y protagonizaron altercados dentro y fuera. Por ello, la policía catalana controlará todos los lugares por donde prevén que puedan moverse.

Ambas aficiones son consideradas rivales, y los Mossos no descartan que los Bad Gones tengan apoyo de las Brigadas, la afición radical del Espanyol. Fuentes del entorno de este tipo de movimientos aseguran que ya se han dejado ver algunos de los ultras franceses por la ciudad. En las redes sociales, corren convocatorias de los ultras que se dan cita en la plaza de Osca de Sants para ir en “corteo”, que es una especie de manifestación, hacia el Camp Nou.

Previendo el riesgo del partido del miércoles, los Mossos registraron el sábado el bar La Jarra, habitual de Boixos, identificaron a un centenar de ellos e intervinieron un arsenal de porras extensibles, armas blancas, piedras, navajas, sacos de ladrillos…. “Prevemos que era para utilizarlo en este partido o en el del Rayo Vallecano”, explica el inspector Lluis Venteo, coordinador de seguridad de la policía catalana en el Camp Nou, en unas declaraciones remitidas por Mossos.

Los agentes calculan que llegarán a Barcelona unos 4.500 aficionados del Lyon, ya sea por carretera, tren o por avión. Y de estos, entre 100 y 200 pueden ser radicales con contactos y cuentas pendientes con los hooligans del Barcelona. La policía catalana, en una reunión mantenida hoy con la policía francesa, la Guardia Urbana y los dos clubs implicados, ha acordado hacer controles en la carretera, en los lugares de encuentro de los ultras y en las inmediaciones del campo para garantizar que no haya problemas.

En el último año, la afición radical del Barça ha protagonizando enfrentamientos y altercados en Barcelona y en los desplazamientos dentro y fuera de España. Los Mossos han presentado informes a la Comisión Antiviolencia para que los Boixos y sus filiales Casuals y Cachorros sean declarados grupos radicales y se les impida la entrada en todos los campos. En el Camp Nou no pueden acceder como grupo, aunque varios de ellos tienen carnés y entran a nivel individual.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >