_
_
_
_
_

Nadie pisa el campo de golf de Aguirre

Los vecinos de Chamberí piden iniciar la construcción del parque que sustituirá a la instalación deportiva, pendiente de un permiso municipal desde hace ocho meses

Parque en Chamberí
Proyecto del parque en Chamberí.

La carta llega hasta el Gobierno de la Comunidad en enero, cuando ya ha pasado más de un año desde que los tribunales ordenaron derribar el campo de golf que Esperanza Aguirre construyó en Chamberí, inspirada por varias películas. La remite una asociación de vecinos. Subraya que el mayor déficit del distrito es la falta de zonas verdes. Recuerda que "tras la demolición de las instalaciones del golf, el amplio espacio verde sobre las cubiertas de los depósitos [del Canal de Isabel II] está cerrado por una valla". Y pide que se abra al público. La respuesta llega cargada de malas noticias. El inicio de las obras "sobre una superficie de 117.000 metros cuadrados" lleva ocho meses paralizado, pendiente de un permiso municipal que no llega. Y nada apunta a que se resuelva pronto.

"El Ayuntamiento no se ha caracterizado por ser muy ágil en estos trámites, y al final del mandato no iba a cambiar la cosa", lamenta Julio López de la Sen, presidente de la asociación vecinal El Organillo. "Pero la contestación del Canal [dependiente de la Comunidad de Madrid] también es peregrina: nosotros pedíamos usar las zonas verdes mientras se licita la obra y se concede la licencia, como zona de paseo", añade. "No me extrañaría que esto haya sido un palo en las ruedas de cara a las elecciones, aunque hasta este momento ha habido colaboración entre las dos administraciones", sigue. Y remata: "Se echan la pelota los unos a los otros, y no es de recibo. Llevamos desde 2007 peleando por usar esto. Y no lo vamos a tener ni para 2020".

¿Qué ha ocurrido? ¿Por qué se retrasa la apertura del nuevo parque, presentado a bombo y platillo por Cristina Cifuentes en febrero de 2018? ¿Qué impide que los ciudadanos disfruten de un nuevo pulmón verde en medio del corazón de la capital? ¿Cuándo se cerrará uno de los capítulos más polémicos del caso Lezo?".

"Efectivamente, la petición de ampliación de licencia actual se presentó a finales de junio de 2018, pero había dudas de si debía tramitarse como licencia o como un trámite de urgencia entre Administraciones", explican fuentes del Área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento. "El departamento jurídico han tenido que estudiar el tema y tener varias reuniones internas hasta que se ha determinado que la forma de trámite tiene que ser licencia urbanística y han hecho el requerimiento de 15 documentos el 25 de febrero".

Años de lucha ciudadana

La Comunidad entiende que toda la tramitación ha sido hecha correctamente y no ve razonable que hayan pasado casi nueve meses sin que el Ayuntamiento le requiera nueva documentación o conceda la licencia. Con las elecciones de mayo a la vista, es difícil que dos administraciones de partidos diferentes se pongan de acuerdo en las próximas semanas. En medio, árboles que no se plantan, pistas deportivas que no se construyen, y una zona verde cerrada a los vecinos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Tras años de lucha ciudadana para lograr devolver al uso público el campo de golf, nos encontramos con que inexplicablemente el Ayuntamiento lleva más de 8 meses para responder a la licencia de obra solicitada por el Canal para iniciar las obras de remodelación que permitirá a Chamberí recuperar este espacio ejemplo del afán especulativo y depredador de los Gobiernos de Esperanza Aguirre e Ignacio González, en los que el robo y el interés pon el beneficio particular de algunos desaprensivos cercenó el interés general", lamenta Diego Cruz, diputado del PSOE. "Exigimos al Ayuntamiento de Madrid una respuesta inmediata que permita comenzar esas anheladas obras".

Todo empezó en 2006. Entonces, el consejo de administración del Canal de Isabel II aprobó la modificación del proyecto de impermeabilización y ajardinamientos de la cubierta del tercer depósito del Canal. El cambio no era menor: incrementaba un 38% el presupuesto, que pasó de 42 a 58 millones de euros. ¿La razón? A última hora se había decidido hacer un campo de golf con vestuarios, cafetería, pistas... De un día para otro, El Retiro II, como lo había definido Alberto Ruiz-Gallardón en 2003, se había transformado en una instalación deportiva. También en un jugoso negocio cuya gestión mereció una pieza propia en el caso Lezo.

La lucha de los vecinos duró una década y obligó al Gobierno a derribarlo todo. Sin embargo, nadie cuenta ya con usar este año el parque que debe sustituir al campo de golf. La burocracia impide por ahora el inicio de las obras. Y por eso ningún vecino puede pisar la instalación que Aguirre esbozó inspirada por películas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_