Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andrés vuelve a caminar gracias a la “varita mágica” del doctor Vaquero

El Puerta de Hierro aplica la primera terapia celular de Europa para lesiones medulares parciales que mejora la sensiblidad y capacidad motora

La Comunidad de Madrid, primera de Europa en tratar a lesionados medulares con terapia celular

Andrés Herrera, de 39 años, sufrió un accidente de tráfico en 2006 que lo dejó en una silla de ruedas. “Cuando el médico te dice que no vas a volver a caminar se te cae el mundo encima”, explicó ayer. Hace cinco años decidió participar en un ensayo clínico en el hospital Puerta de Hierro (Majadahonda), que probaba una terapia con células madre del propio paciente para tratar las lesiones medulares parciales, un proyecto de Jesús Vaquero, jefe de Neurocirugía del centro hospitalario. Los resultados de esta investigación de la sanidad pública, como se expusieron ayer, son muy positivos: los pacientes han mejorado la sensibilidad, la elasticidad, el control de esfínteres y la capacidad motora.

La Agencia Española del medicamento ha autorizado el uso de esta terapia de manera sistemática, y el hospital madrileño va a iniciarlo con 30 pacientes en un primer año. Se trata, según el Gobierno regional, del primer medicamento de terapia avanzada y fabricación no industrial autorizado por la sanidad pública europea.

Andrés Herrera camina por el escenario apoyado en dos muletas.
Andrés Herrera camina por el escenario apoyado en dos muletas.

Herrera demostró la mejoría caminando muy despacio, ayudado de dos muletas, y manteniéndose de pie apoyado en el atril. “El doctor Vaquero tiene una varita mágica”, bromeó. El tratamiento no puede aplicarse a las lesiones medulares completas (cuando esta se secciona por completo). El equipo de Vaquero lo ha probado, y no ha funcionado (por lo visto, las células madre cultivadas necesitan que quede algo de la conexión medular para funcionar). Pero abre una puerta a mejorar la vida de las personas que han tenido un accidente.

Vaquero explicó que el proceso consiste en una “extracción de células madre mesenquimales de la médula ósea del paciente”. “Las llevamos a una sala de producción celular —denominada sala blanca por sus condiciones extremas de asepsia—, donde realizamos un cultivo que incluye también el plasma del propio paciente. Después le inyectamos a esa misma persona el medicamento generado en el lugar exacto de la lesión medular o en el líquido cefalorraquídeo”. Se trata de una técnica personalizada, ya que se realiza con las células del propio paciente y de acuerdo con las características en neuroimagen de cada lesión. Después hace falta rehabilitación. Mucha rehabilitación.

Los resultados permiten que quienes han sufrido lesiones medulares parciales puedan albergar esperanzas de mejorar su situación. Según Vaquero, quienes se han sometido a esta iniciativa han notado avances como una mayor sensibilidad y una menor rigidez muscular, una ligera mejoría en la función motora de algunos pacientes, una menor sensación de dolor neuropático, una mejoría en la función sexual y, en muchos casos, un mayor control de esfínteres. Herrera puso voz a este ejemplo. “Después de mi accidente, me negaba a salir a la calle con mis amigos porque no podía controlar si iba a hacerme caca sin querer. Desde que en 2013 entré en este proyecto del Puerta de Hierro he mejorado muchísimo y ya no tengo este problema. Además, estoy mejorando en cuanto a movilidad. Me ha cambiado la vida”, dijo.

Andrés Herrera camina con muletas junto al presidente Ángel Garrido. ampliar foto
Andrés Herrera camina con muletas junto al presidente Ángel Garrido.

Supervivencia celular

En la presentación de ayer, Vaquero detalló algunos aspectos técnicos del tratamiento. “Utilizamos plasma autólogo, que se usa como excipiente de las células; apostamos por una alta concentración de células para rellenar pequeñas fisuras; realizamos una administración intratecal [directamente a la columna], repetimos el procedimiento varias veces y tratamos de lograr la supervivencia celular más larga posible”, señaló. El procedimiento solo se puede aplicar a pacientes en fase crónica, dado que en los dos años siguientes a una lesión medular hay un pequeño porcentaje de personas que mejoran su situación. Un comité de selección del hospital se encargará de seleccionar a los 30 primeros pacientes a los que se les suministrará el medicamento.

Según informó ayer la Consejería de Sanidad, para la puesta en marcha de esta terapia se van realizar unas obras de ampliación en la sala de producción celular con la que cuenta el servicio de Neurocirugía del hospital, que se dedica exclusivamente a estos tratamientos. Este reacondicionamiento tiene como objetivo ampliar la capacidad para la producción de este innovador medicamento. En una segunda fase, el hospital quiere poder llegar a un centenar de pacientes.

“Es un grandísimo logro de la medicina de vanguardia que muestra la trascendencia que tiene la innovación científica en el bienestar de las personas”, dijo ayer el presidente regional, Ángel Garrido, durante la presentación en el Puerta de Hierro, a la que también acudieron representantes de las fundaciones Mapfre y Rafael del Pino, que han colaborado en el desarrollo de la terapia celular.

Unos 50.000 afectados de paraplejia

La lesión medular traumática representa uno de los mayores problemas médicos y sociales, sin que existan terapias efectivas capaces de restablecer las secuelas neurológicas que origina. En España se estima que la paraplejia traumática presenta una prevalencia en torno a los 50.000 pacientes y muestra una incidencia creciente, que oscila entre los 800 y los 1.000 nuevos casos al año.

La Comunidad tiene en marcha la Estrategia Regional de Terapias Avanzadas, que buscan tratamientos con células, genes o tejidos para abordar enfermedades para las que no existen medicamentos tradicionales. En este sentido, hay siete ensayos clínicos de este tipo de terapias desarrollándose en cinco hospitales públicos madrileños.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información