Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Govern presiona a los comunes con unas cuentas con ingresos inciertos

Aragonès asegura que las cuentas ofrecen un gasto social similar al de antes de la crisis

Pere Aragonès y Quim Torra, en la reunión del Govern de este lunes.
Pere Aragonès y Quim Torra, en la reunión del Govern de este lunes. EFE

El Govern “desnudó” la tarde de este lunes los Presupuestos que pretende para este 2019, tal y como afirmó el pasado viernes su vicepresident Pere Aragonès. Los ha presentado sin que el Consell Excutiu aprobara el proyecto de ley, como es habitual, para iniciar la tramitación parlamentaria. Las cuentas, con un gasto no financiero de 26.157 millones de euros, prevén una mayor inversión en materia social pero adolecen por la parte de los ingresos: se incluyen 350 millones de euros de transferencias que dependían de los fallidos Presupuestos estatales. Y, de momento, no hay oferta fiscal para los comunes, parte imprescindible para su aprobación.

El Ejecutivo intenta, con una manera sui generis de presentar las cuentas— algo más cercano a una declaración de intenciones— trasladar la presión hacia los comunes y al PSC. Eso si, sin comprometerse a presentarlos ante el Parlament si no tiene los apoyos asegurados. Aragonès ha pedido a los grupos que dejen a un lado la “tentación electoralista” y que apoyen unos Presupuestos que, defendió, ponen el gasto social por encima del de las cuentas de 2010, cuando llegó la crisis.

Aragonès ha asegurado que finalmente se revertirían los recortes que materias públicas sensibles para la ciudadanía como la sanidad, la educación y asuntos sociales. Según la exposición, esos tres departamentos absorberían el 63,6% del total del Presupuesto. De promedio, el conjunto de los departamentos elevan sus recursos disponibles un 7,4%.

Un aumento de 1.175 millones de euros

El proyecto de Presupuestos presentados ayer por el vicepresidente refleja un incremento de 1.715 millones de euros en el gasto. Se trata de una subida del 11,2% respecto a las cuentas vigentes.

Los departamentos dispondrán de 1.665 millones de euros extra para gastar. De cada 100 euros disponibles, 73 irán para Salud, Educación, y Asuntos Sociales.

Sanidad recibirá un 6,1% más recursos (532 millones más), llegando a los 9.282. En Educación, habrá 473 millones extras (9,9% más). Para Asuntos Sociales se prevén 222 millones de euros adicionales.

La Generalitat prevé reducir la deuda hasta el 32,7% del PIB y que el déficit sea del 0,1% de esa magnitud este ejercicio.

De esas tres consejerías, la de Sanidad es la única que crece por debajo de la media (6,1%) si bien absorbería el 31,9% de los recursos. El departamento de Políticas Digitales es, con diferencia, el que más gana: un 43%, si bien su presupuesto es el segundo menor, con solo 100 millones de euros. Este incremento se explica por el ambicioso plan de expansión de la fibra óptica en Cataluña. Acción Exterior gana un 7,9%, hasta 69,6 millones de euros.

Todas esas cifras están condicionadas a que Junts per Catalunya y ERC logren conseguir un socio parlamentario. El simple hecho de que la reunión semanal del Govern no aprobara el anteproyecto denota el pesimismo existente. Con todo, Aragonès ha querido diferenciar entre el ‘no’ de esas formaciones a los Presupuestos Generales del Estado y que comunes y socialistas no apoyen las cuentas catalanas. “No se puede actuar por venganza”, ha criticado.

El marco presupuestario en el que se ha movido Economía a la hora de elaborar los datos es el de la consecución del objetivo de déficit, que este año ha de ser del 0,1%. Ese supuesto éxito, sin embargo, tiene su base sobre una partida de ingresos excesivamente optimista. El Govern ha incluido en sus cuentas los 350 millones de euros que el Gobierno del PSOE se había comprometido a pagar en concepto de financiación pendiente de los Mossos d'Esquadra (150 millones de euros) y una parte de la deuda reconocida por el Tribunal Supremo acerca de la disposición adicional tercera del Estatut, que obligaba al Estado a invertir en Cataluña el equivalente a su peso en el PIB nacional. Para este año se preveían 200 millones de euros.

Aragonès ha negado que esos recursos sean discrecionales sino que ya vienen “garantizados por ley”. La exposición tampoco incluye una descripción del ámbito fiscal, pero el vicepresident ha asegurado que esta puerta queda abierta y que hará una propuesta este miércoles en el Parlament. De momento, Catalunya en Comú es partidaria de presentar una enmienda a la totalidad. Si esa posición no varía, la Generalitat optará por no presentar el proyecto de ley y seguir gobernando lo que queda de legislatura con las cuentas vigentes desde 2017. Aragonès ha descartado en todo caso que la falta de cuentas lleve a un adelanto electoral.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >