Huelga de taxis

Los líderes que están al frente del paro del taxi

Los responsables de cinco asociaciones dirigen una huelga que cumple hoy 14 días y que se caracteriza por la unidad

Desde la izquierda, Sergio Vega; Nacho Castillo, alias Peseto Loco, y José Miguel Fúnez, el pasado jueves.
Desde la izquierda, Sergio Vega; Nacho Castillo, alias Peseto Loco, y José Miguel Fúnez, el pasado jueves.víctor sainz

Dos tiendas de campaña en la vallecana calle del Payaso Fofó son el signo palpable del paro en el sector del taxi (15.723 licencias), que hoy cumple 14 días. Dentro de ellas, siete personas hacen huelga de hambre desde hace nueve días. Durante el conflicto, los profesionales han bloqueado los recintos feriales durante Fitur, han cortado el paseo de la Castellana con sus vehículos y se han manifestado en varias ocasiones ante la sede del PP en la calle de Génova. Cinco asociaciones profesionales han dirigido esta protesta. Estos son principales líderes, alguno de los cuales ha sufrido los embates del frío y de las protestas en la calle.

José Miguel Fúnez. 48 años, de los que 17 ha trabajado en el taxi. Es el responsable de comunicación de la Federación Profesional del Taxi (FPT, 6.000 licencias), cuyo presidente es Julio Sanz. Durante años, Fúnez trabajó como conductor de autocares discrecionales. La rebaja de los sueldos le hizo abandonarlo y pasarse al taxi. “No me arrepiento de haberme metido. Es el trabajo que llevo dentro. Este oficio te da libertad y conocimiento”, reconoce.

Fúnez sabe que una huelga tan larga está mermando la opinión que los madrileños tienen del sector. “No es una lucha solo del taxi. Es una lucha contra la precarización del trabajo y contra la privatización. También defendemos el servicio público para que no sufra las privatizaciones que han padecido sectores como la educación, la sanidad, la minería y los astilleros”, se queja. Fúnez no logra contener las lágrimas cuando su hijo pequeño, de nueve años, le pregunta por el desarrollo de la huelga. “Los hijos de algunos compañeros están sufriendo acoso en el colegio. A eso no hay derecho”, afirma el responsable de comunicación de la FPT.

Miguel Ángel Leal. 46 años, con 20 de ellos a los mandos de un taxi. Presidente de la Asociación Gremial del Taxi (6.000 licencias) y de la Federación Española del Taxi. Se metió en el sector a través de primos hermanos que ya tenían licencia: “Me gustaba y me gusta conducir”, afirma.

Leal compagina la huelga con la enfermedad de un familiar muy cercano, lo que no le deja casi tiempo en el día. Es la única voz discordante dentro de los cinco colectivos convocantes de los paros. El resto aboga por la precontratación de los vehículos de transporte con conductor (VTC) regulada por los gobiernos regionales o los Ayuntamientos. Su asociación mantiene que debe estar recogido en una norma de carácter estatal. “Con este paro hay un antes y un después, pero sobre todo en función de cómo acabe. Si conseguimos nuestro objetivo, será un éxito. En caso contrario, será un cierre en falso y un fracaso”, mantiene. “Todo depende de la Comunidad de Madrid y de lo que quiera hacer. Lo deseable es que cese en su cerrazón”, añade.

Felipe Rodríguez Baeza. 64 años. Es el más veterano de los líderes, con 41 años de profesión. Está al frente de la Asociación Madrileña del Taxi (1.300 licencias). Hijo de taxista, él continuó con la licencia. El frío ha hecho merma en su salud y responde desde la cama en conversación telefónica con EL PAÍS, al sufrir neumonía. “En estos últimos años el sector se ha modernizado mucho. Tenemos emisoras, datáfonos, coches de última generación y ecológicos. Cuando yo empecé, llevábamos un taxímetro de cuerda y ahora es digital”, rememora.

Rodríguez es “pesimista” en que se pueda alcanzar un acuerdo con el Gobierno regional de Ángel Garrido. “Lo vemos muy mal porque la postura de la Comunidad de Madrid no se entiende. Nos quieren arruinar. No sé qué intereses tiene con los VTC”, afirma. “Eso sí, tenemos que seguir adelante. Hay que aguantar. No podemos dar un paso atrás”, añade.

Los VTC están amenazando, en su opinión, la supervivencia de unas 20.000 familias en la región. “Estos vehículos están haciendo lo mismo que los taxis y no pueden, como cargar en paradas o estar parados sin regresar a sus bases hasta que les sale un servicio”, protesta. “El taxi no quiere que los VTC desaparezcan. Lo que queremos es que estén regulados y cumplan las normas”, concluye Rodríguez Baeza. Este afirma que la recaudación de los taxistas ha caído un 20% en los últimos cinco años.

Sergio Vega. 31 años y 10 de ellos detrás de un taxi. Presidente de Élite Taxi (1.500 afiliados). Vega explica que una licencia puede costar entre 130.000 y 140.000 euros, en función del día de libranza que tenga asignado. Muchos profesionales tienen que hipotecarse para pagarla. De media, un profesional ingresa entre 1.000 y 1.100 euros limpios al mes. “Eso, si trabaja unas 13 horas diarias. Antes, se podía llegar hasta los 1.900 euros”, puntualiza el presidente de Élite.

Vega mantiene que existe unidad entre los profesionales para que se mantenga la huelga: “No hemos recibido por parte de ningún compañero la exigencia de volver a trabajar sin haber conseguido antes nuestros objetivos”. Este profesional recuerda que los paros fueron apoyados por el 95% del sector. Reconoce que tienen compañeros que lo están pasando mal. Algunos están pidiendo microcréditos en sus bancos, otros retrasando el pago de las hipotecas y algunos incluso tirando de ayudas de familiares. “Se ha creado una cuenta bancaria como caja de resistencia con la que ya se ha pagado la hipoteca de tres compañeros que lo estaban pasando mal. Tenían amenazas de embargo”, afirma. El presidente de Élite también carga contra el Ejecutivo de Garrido: “La Comunidad de Madrid no pretende regular en ningún caso aquello para lo que le habilita el Gobierno central”.

Nacho Castillo. O Peseto Loco, como es conocido en el sector. 36 años y de ellos nueve en el taxi. Es el más mediático de los cinco por su forma de actuar en las manifestaciones y por llamar a “la guerra” contra los VTC. Fundó Plataforma Caracol (500 afiliados), que ahora preside Alfonso García. Otro de los dirigentes de Caracol es Saúl Crespo, que también ha sufrido esta semana las consecuencias de estar en la calle en pleno invierno madrileño.

Castillo fue diseñador gráfico y estuvo trabajando tres años en un VTC para Televisión Española, con lo que conoce las dos caras del conflicto. “Yo era un chófer y cumplía con la normativa. El problema ahora es que ahora se ha normalizado el incumplimiento y la gente se cree que los VTC pueden operar cómo lo están haciendo ahora. Y no es así”, afirma Peseto Loco. “Estamos ante un caso de competencia desleal. Hay que quitarles la inmediatez en la contratación, porque ahora mismo se están saltando la ley”, mantiene el fundador de Plataforma Caracol.

En ocasiones, le han acusado de ser un violento y de protagonizar algún altercado con los VTC. Él lo niega: “Cuando me divorcié, conseguí la custodia de mi hija. Como quiero mantenerla, jamás me meto en problemas”. Al igual que el resto de líderes del taxi pide perdón a los madrileños. “Sabemos que hemos tocado mucho las narices a la gente, pero es la única forma de que nos oigan, de que nos hagan caso y de que se resuelva este conflicto. Tendremos que ganarnos de nuevo la confianza de todos ellos”, afirma.

Una semana clave para desbloquear el conflicto

La semana que comienza mañana será clave para ver si por fin se resuelve el conflicto entre los taxistas y la Comunidad de Madrid. Los profesionales del sector presentaron el viernes por registro telemático el nuevo documento. Este recoge cambios como que el Gobierno regional establezca un tiempo mínimo de contratación para los vehículos de transporte con conductor (VTC) o que sean los Ayuntamientos los que regulen en sus respectivos términos municipales.

Fuentes de la Consejería de Transporte explicaron ayer que a principios de semana, previsiblemente mañana mismo, se pongan en contacto con los responsables de los cinco colectivos convocantes de los paros. Retomarán unas negociaciones que han estado paralizadas desde el viernes 26 de enero.

Los taxistas se manifestaron ayer por la mañana junto con los pensionistas por el centro de la capital. Por la tarde se concentraron en la Puerta del Sol, como los últimos días. Algunos profesionales se marcharon a las cuatro de la tarde hacia Sevilla, donde ayer se celebró la entrega de los premios Goya. Su objetivo es que se hiciera visible los problemas del sector y para reivindicar sus derechos. Sus compañeros les despidieron desde la sede de los colectivos, en Puente de Vallecas.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50