Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN ANÁLISIS i

El feminismo como certeza

"El feminismo significa futuro", escribe la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid

Vivimos un momento político en el que es fundamental construir certezas y edificar seguridades acerca del mañana. El precio de la vivienda, la precariedad laboral, el riesgo que implica la maternidad para las mujeres o la inseguridad respecto a las pensiones, son algunas de las circunstancias que nos colocan ante la intemperie. Hoy, la batalla por quién es capaz de ofrecernos seguridad ante esos abismos y conformar certezas explica en parte el repliegue ultraconservador y la emergencia de los Trump, Salvini o Bolsonaro. Frente a muchos de ellos se han levantado con fuerza las mujeres y frente a sus recetas se levanta el proyecto democrático que representa el feminismo.

En la Comunidad de Madrid salimos de la crisis peor de lo que entramos. Una década perdida que se salda con más mujeres en riesgo de pobreza y exclusión o con una brecha salarial de las más altas de España. El Partido Popular ha dejado a las mujeres atrás en su aparente resolución de la crisis y ha perpetuado nuestra exclusión del espacio público. Nosotras luchamos por reconquistar los derechos y las libertades de las mujeres. Pero no solo eso. El feminismo viene hoy a preguntar qué tipo de sociedad queremos, cómo vamos a estructurar nuestra convivencia y cómo consolidamos los derechos sociales como fundamento de la democracia. El feminismo viene a traer certezas para todos y todas.

Esto requiere mejores servicios públicos para asegurar el cuidado de mayores, de personas dependientes y de menores, y supone defender el derecho a tener una familia (la que cada cual elija) con las garantías de que ese proyecto familiar tiene futuro. El feminismo defiende hoy el derecho de los padres a cuidar y el de las madres a no tener que renunciar ni a sus carreras, ni a su independencia. El feminismo viene a replantear las prioridades, si vivimos para trabajar o trabajamos para vivir, señalando una cuestión crucial como es el derecho al tiempo y la posibilidad de disfrutar de la vida que hay más allá de las obligaciones laborales. El feminismo viene, en definitiva, a preguntarnos cómo construir un país mejor y unas ciudades más vivibles, cómo reconstruir comunidad desde la cohesión social, el cuidado y el respeto por la libertad y la independencia de todos los y las ciudadanas.

En Madrid, el 26 de mayo, el feminismo y la reacción conservadora se disputarán el modelo de región, la cohesión social y la anhelada vuelta de las certidumbres ante un mundo precario e incierto que nos ha dejado desarmados y vulnerables. Frente a la vuelta al pasado, el feminismo significa futuro y por eso tiene que ganar.

Clara Serra es portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información