Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trànsit sale a la caza de infractores al volante tras un 2018 negro

El Departamento de Interior ha decidido redoblar el control en las carreteras

Imagen del camión accidentado en Vilafranca del Penedès.
Imagen del camión accidentado en Vilafranca del Penedès.

El Departamento de Interior ha decidido redoblar el control en las carreteras para sancionar a los infractores al volante, que su titular, Miquel Buch, definió como “homicidas viarios”. Este año, los Mossos contarán con más agentes de tráfico en las vías, con el helicóptero de Trànsit, que ha estado un año y medio parado por problemas con la adjudicación, y los coches camuflados que vigilarán a los conductores y los multarán si incumplen la ley. Además, Buch anunció la puesta en marcha de seis nuevos radares: tres de tramo y tres fijos, de los que por ahora no han avanzado la ubicación.

Las iniciativas, avanzadas ayer por los responsables de la Consejería de Interior y del Servei Català de Trànsit (SCT), buscan disminuir el número de fallecidos en las carreteras y en las vías urbanas de Cataluña. El año pasado murieron 256 personas al volante, lo que supone un incremento del 7% respecto al año anterior (240). “Endureceremos las medidas y perseguiremos a los infractores, a estos homicidas viarios, para reducir la mortalidad y porque en 2020 tenemos unos objetivos osados, reducirla en un 50%”, dijo Buch.

Una de las principales preocupaciones de Interior son las distracciones al volante, sobre todo el uso de los móviles, que son la principal causa de uno de cada cuatro accidentes mortales (23%). “Por eso hemos pedido a la DGT que sean 6 puntos de sanción en lugar de 3 si se toca el móvil cuando se conduce, una medida que ha hecho suya”, aseguró ayer Buch en rueda de prensa. Otros factores concurrentes son la velocidad y el consumo de alcohol y drogas (5% de los casos).

Las víctimas aumentan un 7%

El año pasado, 256 personas murieron en las carreteras y calles catalanas.
La cifra supone un 7% más que el año anterior, con 240 casos. En toda España, disminuyó un 1,5%.

Los accidentes mortales también crecieron en Cataluña, de 213 a 229 (un 8%).


Los datos suponen una contención de las estadísticas del primer semestre, cuando los fallecidos aumentaron un 42%.

El comisario responsable de movilidad de los Mossos, Joan Carles Molinero, subrayó el “relajamiento” que han notado en algunos conductores con el uso de los cinturones. El 2,72% de los muertos en las carreteras no lo llevaba. “La mayoría de personas probablemente estarían vivas o serían heridas leves si lo hubiesen llevado” destacó Molinero, que se refirió sobre todo a los asientos traseros de los coches, aunque también se han dado casos de pasajeros delanteros que no lo han usado.

De los datos, destaca también el incremento de las víctimas atropelladas (de 5 a 17). “La mayoría tenían una avería o un accidente con el coche, y mientras se movían fueron atropelladas por otro vehículo que pasaba por la carretera. Son actitudes negligentes por no llevar las medidas de seguridad adecuadas, como chalecos reflectantes, pero también hay casos individuales de una persona que intenta cruzar una carretera”, indicó Molinero. Asimismo, los datos reflejan el incremento de mortalidad en personas de más de 70 años, que han pasado de 7 víctimas a 23 en 2018 (14 conductores, 6 pasajeros y 3 peatones); de los 4 fallecidos en 2019, tres pasan los 70.
Tarragona ha sido la provincia que más siniestros (70%) y victimas mortales (52%) ha acumulado. “Hay un aumento en tres vías, la N-340 (13 accidentes mortales), la A-7 (6 accidentes mortales) y la Ap-7 (3 accidentes mortales)”, explicó el director de Trànsit, Juli Gendrau. “Con la prohibición de la circulación de camiones por la N-340, ha bajado la siniestralidad”, aseguraron los responsables de Interior.

El año ha acabado mucho mejor de lo que se preveía, después de un primer semestre muy malo en las carreteras catalanas, donde los muertos en las carreteras aumentaron un 42%. El último cuatrimestre, tras un plan operativo específico que supuso una presencia intensiva de Mossos repartidos en los 103 tramos donde se acumulaban los accidentes, las cifras se han contenido. A pesar de eso, los datos en Cataluña son peores que en resto de España, donde los fallecidos en las carreteras disminuyeron en un 1,5% (1.180).

Buch también aprovechó para pedir una la DGT que regule cuanto antes el uso de elementos de movilidad personal, como los patinetes. El consejero, sin embargo, no avanzó cuál sería su propuesta, y alegó que es un tema que están debatiendo con los municipios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >