Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nochebuena entre recuerdos aplastados

Los vecinos de Paramos vuelven a concentrarse en la zona cero, sin desescombrar siete meses después de la explosión, para pedir a los políticos que "no hagan" de su "desgracia un incordio que nadie quiere atender"

Vecinos de Paramos en la reunión de A Torre.
Vecinos de Paramos en la reunión de A Torre.
Santiago de Compostela

De nuevo un día 23 sin casas. Los vecinos de Paramos (Tui), se han concentrado un mes más, y ya van siete desde que el almacén ilegal de la Pirotecnia La Gallega saltó por los aires, en la zona cero de la tragedia. Aquel 23 de mayo murió un matrimonio que dejó dos niños huérfanos, 37 vecinos resultaron heridos y 340 casas quedaron dañadas, 26 de ellas, en el barrio de A Torre, totalmente destruidas. Además de los fallecidos, algunos residentes no regresarán jamás a sus casas por voluntad propia; pero sigue habiendo 17 familias que aspiran a rehacer sus vidas en el lugar y siguen realojadas y a la espera. Sin embargo, el desescombro de los cascotes del desastre, imprescindible para poder empezar a levantarlas de nuevo de la nada, sigue sin materializarse, a pesar de los discretos gestos de las Administraciones implicadas, en especial el Gobierno central, pendiente también de dar las ayudas comprometidas. Este domingo al mediodía, los afectados han subido hasta A Torre para compartir mesa y colocar un árbol navideño dentro de un neumático viejo. A causa de una maquinaria política y administrativa endiabladamente lenta y distante, los vecinos de la zona cero no van a poder celebrar la Nochebuena en sus casas porque estas no están. "No queremos tener que pasar otra Navidad así, rodeados de recuerdos de toda una vida aplastados por los cascotes", ha clamado Lupe Pérez, portavoz de la Asociación de Afectados, en la lectura del manifiesto.

El árbol que ha quedado decorando la desolada Navidad de A Torre es negro. Los niños de Paramos han colgado en sus ramas casas recortadas en papel y letreros con una serie de deseos de momento incumplidos:  "Que los vecinos puedan celebrar las Navidades en sus casas", "los niños de A Torre quieren volver a jugar en el parque", "por que todo vuelva a ser como hace siete meses", "por un Nadal 2019 nas nosas casas". "No perdemos la esperanza ni la ilusión", advierte otro cartel a los pies de la estrella, con lágrimas en los ojos, que corona el abeto de plástico.

Lupe Pérez reivindica que se "inicie ya el desescombro, porque no se ha movido ni una sola piedra" y que el Gobierno publique el decreto, aprobado en septiembre, para hacer efectivas las ayudas anunciadas. Hace días, la plataforma planeaba llevar a cabo esta protesta del 23 de diciembre con una marcha desde Portugal, pero al final ha optado por aplazarla y celebrar solo este acto en A Torre porque "estos últimos días parece que algo se ha avanzado en este proceso que parece que nadie quiere asumir". La portavoz vecinal se refiere a la presentación por parte del Ayuntamiento, el viernes, del proyecto reformado para poder adjudicar, por la vía de urgencia, los trabajos de desescombro.

"Tratamos de confiar, a pesar de la incertidumbre en la que seguimos", asegura. "Tal vez en estas fechas los afectados queremos tratar de olvidar la lucha tan intensa en la que nos vemos envueltos, pero en el fondo permanecemos alerta", advierte la portavoz, "y si hace falta volver a salir a las calles, saldremos". "Nos parece un sinsentido... instamos al Gobierno a que publique el decreto que lleva a cabo las medidas de emergencia, y al mismo tiempo estaremos muy atentos a las labores del Ayuntamiento para el desescombro de urgencia, y seguiremos reclamando un desescombro que vaya mucho más allá", porque hay viviendas que quedan fuera del área establecida, denuncia Pérez. Los vecinos dirigen sus críticas contra el consistorio y el Gobierno de Pedro Sánchez, que mantuvo paralizado hasta septiembre, tras el devastador incendio forestal de Valencia, el asunto de la declaración de zona de emergencia para Tui. Desde entonces, los trámites han avanzado tan lentamente que a punto de acabar el año sigue sin haber nadie trabajando en A Torre.

Árbol de Navidad colocado por los niños de Paramos en la zona cero del desastre.
Árbol de Navidad colocado por los niños de Paramos en la zona cero del desastre.

Aunque el Ayuntamiento no puede ejecutar el primer proyecto, que planteaba una actuación integral, con una inversión de 3,2 millones de euros, prevé trabajar de momento en otros aspectos para eludir el "peligro inminente" que existe en algunas zonas del barrio.Según lo previsto ahora, en el próximo pleno del 27 de diciembre debería aprobarse la declaración urgente de la adjudicación de las obras, la dotación de crédito con cargo a remanentes y la reclamación al Estado para que reintegre el dinero comprometido a las arcas municipales. Una vez cumplidos los trámites, el plazo para ejecutar el desescombro es de dos meses, y en el mejor de los supuestos comenzarían a finales de enero.

"No queremos tener que pasar otra Navidad sin un lugar al que llamar casa", han pedido los vecinos en su manifiesto de hoy. "Desde la zona cero, pedimos a las Administraciones que se olviden de colores políticos y nos den una solución verdadera, urgente. No hagan de nuestra desgracia un incordio que nadie quiere atender".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >