Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona estrena un nuevo rompeolas

La infraestructura tiene 400 metros de longitud

Los primeros visitantes del nuevo rompeolas de la ciudad
Los primeros visitantes del nuevo rompeolas de la ciudad

Barcelona estrenó ayer un nuevo rompeolas de 400 metros de longitud y 4.920 metros cuadrados. Se pone así fin a la primera fase de la ampliación de la ciudad hacia el mar. En una segunda fase se prevé la construcción de edificios destinados a la docencia en náutica; en esa zona es donde debería ubicarse el cuestionado museo Hermitage.

Las nuevas instalaciones —inauguradas ayer por la presidenta del Puerto de Barcelona, Mercè Conesa, la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, y la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin— suman en total 36.481 metros cuadrados de uso público gracias, sobre todo, a la ampliación de la plaza Rosa dels Vents, que ha duplicado su superficie original hasta alcanzar las 1,2 hectáreas con vistas de 360 grados sobre el mar y parte de la ciudad. Además, en una de las partes de la plaza se ha colocado un reloj de sol obra de Rafael Soler Gayà.

Conesa destacó la labor de “diálogo” que han llevado a cabo el Puerto y el Ayuntamiento. “El Puerto de Barcelona quiere ser constructor de ciudad, acompañante en un proceso de vida ciudadana, de espacios cívicos y de convivencia”, destacó. “Invitamos a los vecinos a recuperar un espacio que era suyo”.

La teniente de alcalde Janet Sanz, por su parte, destacó que la totalidad de los equipamientos inaugurados ayer son públicos y su discurso también estuvo en la línea del de Conesa. “Recuperamos un espacio donde la gente vuelva a enamorarse de la ciudad”, señaló.
El Puerto de Barcelona ha sido el que ha planificado y ha gestionado la concesión del proyecto —por un periodo de 35 años— a la compañía Marina Vela, que ha invertido 30 millones de euros en la instalación deportiva y la ejecución de los espacios adyacentes.

La Marina Vela, los muelles y la plaza Central de la instalación podrán ser accesibles en horario diurno, hecho que aporta 25.167 metros cuadrados de uso público. La Marina Vela ofrece 134 amarres y permite almacenar en la marina seca 222 embarcaciones de hasta nueve metros de eslora y cuatro toneladas de peso. En el mismo lugar se ha integrado la base náutica en Barcelona de la Cruz Roja y la base de prácticas de la Facultad de Naútica de la Universitat Politècnica de Cataluña (UPC).

En la próxima fase del proyecto se urbanizarán espacios que sumarán 7.900 metros cuadrados adicionales con la construcción de la Rambla de la Marina y el edificio Mirador Porta Barcelona, además de un proyecto arquitectónico de tematización que permitirá rememorar el antiguo rompeolas.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >