Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección de En Marea prolonga sin fecha la suspensión de las primarias

Villares anuncia que cambiará el sistema de votación y Bruzos lo acusa de "aplazar todo lo posible" las primarias por temor a perder

La reunión del máximo órgano político de En Marea, el denominado Consello das Mareas, se ha saldado este sábado sin la participación del sector crítico con la dirección que encabeza Luís Villares y sin poner fecha a las primarias para la renovación de esta cúpula. Las votaciones fueron suspendidas por sorpresa el pasado 1 de diciembre alegando una supuesta incursión no autorizada en el censo de militantes por parte de miembros del comité electoral, controlado por los rivales del equipo de Villares. Aquella polémica decisión, muy criticada por la candidatura que se enfrenta a la actual dirección en esas votaciones, apoyada por Podemos, Esquerda Unida, Anova, y los alcaldes de A Coruña, Santiago y Ferrol, sigue vigente y las acusaciones entre ambos bandos no han dejado de subir de tono.

La dirección de En Marea ha afirmado este sábado que pondrá en marcha seis "medidas técnicas" para mejorar el sistema electoral y levantar el reparo de la comisión de garantías, el órgano controlado por los afines a Villares que impulsó la suspensión de las primarias. El plan incluye prescindir de las empresas gestoras del censo electoral y del sistema de votación para sus primarias. Los dos informes que encargó el equipo de Villares a dos técnicos informáticos detectaron los accesos al censo por parte de miembros del comité electoral, unas entradas que este órgano reconoció desde el primer momento y que defiende como autorizadas.

Gonzalo Rodríguez, afín a Villares y la persona que tomó la decisión de parar el proceso, ha asegurado este sábado que esos accesos fueron para "hacer trampas" y "modificar" el censo. Estas manifestaciones las ha hecho en presencia del portavoz de la formación, Luís Villares, junto a las viceportavoces Ana Seijas y Victoria Esteban. Villares ha esgrimido que se prescindirá de la empresa gestora del censo porque las irregularidades detectadas "quiebran la confianza en la persona que tenía contratada" la manipulación de la lista de inscritos. Los cambios propuestos harán que los inscritos tengan que generar nuevas claves de acceso, que recibirán a través de un SMS, tanto antes como después de depositar su voto. Se trata, en palabras de Villares, de un "doble sistema de garantías" que hace "casi imposible un intento de suplantación de identidad".

Asimismo se contratará un servicio de auditoría externo "que verifique la limpieza" de las votaciones cuando se celebren y se escribirá en las papeletas los nombres completos de las personas que integran cada una de las candidaturas. Preguntado sobre cuándo se reanudará la votación, Villares ha reiterado que esta decisión "corresponde exclusivamente al Comité Electoral" siempre que la Comisión de Garantías, que se reunirá "de forma inminente", levante la suspensión de las votaciones. No obstante, en declaraciones a los medios antes del inicio de la reunión, el miembro del Consello Xurxo Triñanes había afirmado que la dirección sugeriría realizar las votaciones "antes de fin de año".

"Es una burla"

David Bruzos, candidato a sustituir a Villares al frente de En Marea, asegura que la "estrategia" de su rival pretende "aplazar todo lo posible la votación" por miedo a perder y ha advertido que el nuevo sistema tardará "mucho tiempo" en ser puesto en marcha: "Es una irresponsabilidad tremenda no dejar votar a los inscritos y tiene nombres y apellidos: Luis Villares y su coordinadora".

De la reunión del Consello de En Marea se han levantado tres de sus miembros contrarios a Villares: Oriana Méndez, Paula Rodríguez y Daniel Calvete. Este último ha explicado que no iban a participar en la reunión "porque es una burla y una estafa" que pretende "dilatar" el proceso. "Hubo un plenario en el que se tomaron una serie de acuerdos que no se están cumpliendo", ha esgrimido, para después denunciar que es la coordinadora, un "órgano en funciones", la que "usurpa las funciones del comité electoral".

Calvete ha exigido "convocar de forma inmediata las elecciones", ya que, a su modo de ver, "está demostrado" que "no hubo manipulaciones del censo", y ha pedido "retirar la denuncia ante Fiscalía" contra los dos miembros del comité electoral. "En Marea es una organización política que siempre predicó los principios de fraternidad. No entendemos cómo se puede tomar una medida que puede llegar a entre seis meses y dos años de prisión como consecuencia de esta denuncia", ha censurado. Si bien descarta que haya un riesgo de fractura en la organización, Calvete cree que "va a costar mucho restablecer la confianza" en el partido "con gente que quiere meter a compañeros en la cárcel".

Sobre este asunto, Villares ha apuntado que el compromiso político de En Marea "es con las personas inscritas", por lo que no van a "encubrir ninguna conducta de hechos que son ilícitos". En cuanto a las dos personas que accedieron al censo, la pericial apunta a miembros de Esquerda Unida (EU). Esta organización ha emitido este sábado un comunicado en el que asegura que estas informaciones "son falsas", al tiempo que dicen "desconocer los informes de las auditorías y con qué criterios se contrataron". EU respalda a sus miembros frente a las "actuaciones irresponsables e interesadas de quien cree ostentar el poder".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >