Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joan Pera, Premio Gaudí de Honor 2019

Al actor, la voz de Woody Allen en catalán y castellano, le gustaría hacer más cine

El actor Joan Pera, reconocido con el Gaudí de Honor.
El actor Joan Pera, reconocido con el Gaudí de Honor.

El talento interpretativo y su dedicada entrega al oficio de actor y por hacer “nuestros” los personajes cinematográficos más carismáticos como Woody Allen, Jerry Lewis. Mr. Bean o Jack Lemmon. Esas han sido las principales motivaciones de los miembros de la Academia del Cinema Català para destacar al actor Joan Pera con el Premio Gaudí de Honor 2019. El actor catalán con 50 años de profesión ha alternado los escenarios de teatros y los platos de televisión con un importante papel de doblador de películas cinematográficas.

Sorprendido al conocer el premio, que se le entregará el próximo 27 de enero en la ceremonia de los galardones de la XI edición de los Gaudí, Pera no ocultaba cierta incredulidad con el reconocimiento: “Me siento un poco como una cenicienta que no quiere que lleguen las doce”, explicó en una entrevista a EFE. Pera se tomó el premio como toda una oportunidad para “dedicarme ahora al cine”. Pera reconocía que su faceta cinematográfica ha sido la menos extensa en su carrera profesional, no así en su faceta personal: “Ha representado mucho para mí; vengo de una generación que veíamos cine todos los domingos y vivíamos de esa experiencia toda la semana”.

El actor quiso dedicar el premio a todo el público “que me ha seguido durante tantos años”. También quiso recordar a su generación de artistas: “a todos los que no han llegado y a los que hemos estado luchando para conseguir un lugar en la interpretación”. Para el artista, un premio suele ser una “una anécdota en la vida”, pero un premio de honor ya es “una categoría”. Ótros Gaudí de honor han sido Mercè Sampietro (2018), Josep Maria Pou (2017) y Rosa Maria Sardà (2016).

En La rebelión de los pájaros (1982), de Lluís Josep Comeron, Pera explica que hacía "un papelito muy pequeño con el que llegué a casa y dije ya soy actor de cine". En Xtrems (2009), de Abel Folk y Joan Riedweg, fue, según sus palabras, "una película preciosa sobre la droga, un mundo del que he tenido algún conocimiento" y en la que, como en todas sus actuaciones, intentaba "poner un toque de verdad" a su trabajo. Su siguiente intervención en cine fue 23F: La película, de Chema de la Peña, de la que recordaba la anécdota de que inicialmente le ofrecieron un papel de guardia civil, que veía que no encajaba con su trayectoria cómica. Al final la opción fueron los personajes de Gutiérrez Mellado y Santiago Carrillo y Pera aceptó ser Carrillo con el que, asegura, se parece.  Preguntado por cuál personaje le gustaría interpretar, Pera responde con sencillez: "Uno bonito al que pudiera aportarle algo de mí" y añade que está "abierto a todas las posibilidades, pero si me dieran un mafioso al menos que sea gracioso".

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >