Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mensajes de la presunta asesina de la menor en Alcorcón: “Te voy a rajar”

Rocío M., de 19 años, desarrolló una obsesión por Denisa, una joven de 17 años a la que acabó apuñalando por celos. La policía busca al que fue novio de las dos

Flores en recuerdo de la menor asesinada en la confluencia de las calles Cuenca y la calle Desmonte en Alcorcón.

Rocío M., de 19 años, venía rumiando su venganza desde hacía meses. Desde que vio un intercambio en WhatsApp de su novio, Mario Tabanera, al que este miércoles busca la policía para tomarle declaración, con una de sus exparejas. Dejó por escrito el plan que quería llevar a cabo en contra de esa chica: "Te voy a rajar". No era una advertencia hueca. Se trataba de una sombría declaración de intenciones. La policía sospecha que fue ella quien, el domingo por la noche, tocó la puerta del local en el que se encontraba Denisa María Dragan, una joven de 17 años, y la apuñaló hasta la muerte.

Desde que Denisa fue asesinada en Alcorcón, una ciudad dormitorio del sur de Madrid, los investigadores consideraron como la máxima sospechosa a Rocío, que fue detenida el lunes en la localidad toledana de Ventas de Retamosa y este miércoles pasa a disposición judicial. De 19 años e hija de un guardia civil destinado en la provincia de Toledo, se obsesionó con la menor, a la que envió continuas amenazas a través de las redes sociales. Algo de lo que estaba enterado su entorno.

El padre de la asesinada, Daniel Dragan, un rumano que llegó a Madrid hace 14 años cuando su única hija era apenas una niña de tres, dijo estar enterado del acoso al que estaba siendo sometida. Pensó en tomar cartas en el asunto. Llamó al exnovio, Mario, la actual pareja de Rocío, un muchacho de gorra calada al que le gustan los perros peligrosos. "No te preocupes, son cosas de mujeres", fue la respuesta machista del joven, que también vivía en Alcorcón. Los investigadores creen que el muchacho fue quien llevó a Rocío M. hasta el edificio y le señaló cuál era el lugar en el que vivía Denisa.

Asesinato Alcorcon
Rocío M, la presunta asesina de una menor en Alcorcón.

El padre dice que se quedó tranquilo con las explicaciones de Mario. En parte, porque quien la amenazaba era hija de un agente. Ahora se lamenta por no haber frenado ese odio hacia su hija: "Por no hacerlo, está en el cementerio".

El cadáver de la joven fue enterrado este martes en Alcorcón. Llantos y caras desencajadas en una tarde fría y desapacible. Alrededor de 60 personas, amigos y familiares de Denisa que portaban velas encendidas, se congregaron en la capilla del tanatorio para despedir a la menor durante la misa, que se ofició en rumano.

Antes de empezar la homilía, el padre de la víctima trataba de encontrar explicación a lo inexplicable: "Los adolescentes no pueden solucionar sus problemas creyéndose adultos, porque no lo son". Y aprovechó para manifestar "pena" por los padres de la presunta asesina.

Después de su ruptura con Mario en junio de 2018 tras un año de relación, Denisa, hija de padres divorciados, comenzó a salir con un chaval llamado Iván, hijo de un albañil. La pareja vivía en un local situado en los bajos de un edificio, un espacio de 50 metros cuadrados que Iván adaptó como vivienda. El pequeño hogar se esconde tras una puerta gris de obra. Fue la que abrió Denisa justo antes de recibir cinco puñaladas. En ese momento hablaba con una amiga por teléfono que escuchó la trifulca previa a la agresión. Denisa le pidió ayuda.

Denisa, la joven asesinada, en una foto cedida por su familia
Denisa, la joven asesinada, en una foto cedida por su familia

Los investigadores tienen indicios de que no actuó sola. Una vecina que fue testigo del crimen asegura que Rocío M. iba acompañada de alguien que estuvo rondando por el edificio antes de que la presunta asesina llamara a la puerta. La policía trata de averiguar quién pudo ayudarla a cometer el asesinato. Para resolver estas y otras incertidumbres, la policía rastreó la zona del crimen, donde encontró tres cuchillos que están siendo analizados, informó Efe.

En el mismo tono que su exmarido, la madre de la víctima pidió que el crimen de su hija sirva para evitar más asesinatos entre adolescentes. "Los jóvenes no pueden comportarse así; tienen que hablar, como se hacía antes", aseguró. Ella guarda como un tesoro un vídeo de hace un mes de su hija en el Parque Warner de Madrid, subida a una montaña rusa.

Cinco amigas de Denisa se abrazaron a la puerta de la sala en la que se velaba el cuerpo. La mayoría, menores, como la joven asesinada, que acudían junto a sus madres para dar el pésame a los allegados de la víctima.

Los vecinos y las amigas de Denisa levantaron un altar en el lugar donde se cometió el crimen: velas blancas y rojas que colocó el padre de la joven a primera hora del lunes. Junto a estas, mensajes de amor y recuerdo a la víctima pegados en la fachada también copaban la puerta del local donde se cometió el crimen.

Foto de Denisa, del álbum familiar
Foto de Denisa, del álbum familiar

Andrea, una adolescente que iba con la joven a clase de baile cuando ambas eran pequeñas, sacó un boli y comenzó a redactar una carta: "Querida Denisa, mi rubia. Que sepas que siempre te recordaré...". Antonia, una señora que pasaba por allí en ese momento, dijo que encendería dos velas por ella en la intimidad de su casa, a pesar de que no la conocía. "Podría ser la hija de cualquiera. Quien mata a una joven atenta contra todos", dijo entre lágrimas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información