Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciutat Vella tendrá refuerzo policial de otros barrios

La Guardia Urbana impulsa un plan de choque para acabar con la inseguridad que generan los narcopisos en barrios como El Raval o El Gòtic

Agentes de la Unidad canina de la Guardia Urbana, este miércoles, en El Raval.
Agentes de la Unidad canina de la Guardia Urbana, este miércoles, en El Raval. EL PAÍS

La Guardia Urbana reforzará las patrullas en Ciutat Vella para luchar contra la delincuencia. El intendente del distrito tendrá a su disposición al resto de unidades que no estén asignadas a una zona en concreto. Y podrá solicitar la asistencia de unidades como los antidisturbios o la unidad canina. Además, la remodelación incluirá una inversión de 800.000 euros en horas extras solo este noviembre y diciembre. Este nuevo plan de choque busca acabar con la inseguridad que generan los narcopisos en barrios como El Raval o El Gòtic.

La noticia del refuerzo del dispositivo de la Guardia Urbana en Ciutat Vella llegó el mismo día en que se conoció una nueva pelea multitudinaria entre jóvenes en El Raval, que dejó un herido por arma blanca y la detención de tres menores la noche del lunes. Y pocos días después de que los Mossos d’Esquadra explicaron el refuerzo de sus efectivos tras el macrodispositivo saldado con el cierre de varios narcopisos. Con el fin de prevenir las situaciones de riesgo generadas por el tráfico de drogas, y evitar que el fenómeno se extienda a otras zonas de la ciudad, la Guardia Urbana ha decidido reforzar la presencia de agentes en Ciutat Vella.

Esta reestructuración garantizará que cien efectivos diarios trabajarán en exclusiva para evitar la compra y venta de drogas. Además, el intendente podrá solicitar agentes del Grupo de Delincuencia Urbana (GDU), los antidisturbios de la Unidad de Soporte Policial, la Unidad Nocturna, la Policía del Barrio, la Unidad de Investigación y efectivos de la Unidad Canina.

Dentro del distrito, la actuación se centrará en tres barrios: en El Raval, donde se priorizará la actuación en las zonas más afectadas por la compra y venta de drogas; el Gòtic, donde se buscará acabar con las infracciones contra el patrimonio en los principales ejes comerciales; y la Barceloneta, en puntos de tráfico de drogas, muy vinculados al consumo ocasional de turistas.

La Guardia Urbana comunicó que la iniciativa busca conseguir la máxima eficiencia en la cobertura policial, y se plantea en coordinación con el cuerpo de los Mossos d’Esquadra. Además, habrá una inversión de 800.000 euros en horas extra de los agentes para reforzar la prevención de hurtos y robos, desarticular nuevos puntos de venta y evitar la ocupación de pisos.

En la recta final del mandato, la inseguridad en distritos como el de Ciutat Vella es una de las principales problemáticas a las que se enfrenta el gobierno de la alcaldesa Ada Colau. El pasado 29 de octubre, en una macrooperación contra los narcopisos del Raval en la que participaron 700 mossos, comportó la detención de 55 personas, acusadas de distribuir la droga y controlar inmuebles destinados a la venta y consumo de heroína.

Mossos y Guardia Urbana se han reforzado para frenar la oleada de criminalidad que castiga a Barcelona. En 2018 los hurtos y robos violentos en la calle han aumentado un 19 %, y los delitos contra el patrimonio, un 22 %.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >