Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRÁFICO ANÁLISIS i

Por qué siempre que llueve hay atasco en Madrid

El autor, ingeniero y profesor titular de la Universidad Politécnica de Madrid, explica las causas

atascos trafico madrid
Atasco en una de las principales vías de entrada a Madrid, este miércoles.

El pasado lunes Madrid pasó una hora punta infernal. Llovía, pero no tanto. En la siguiente figura se dan los datos de la Agencia Española de Meteorología de precipitaciones en Madrid ese día. La hora punta de la mañana se transformó en una pesadilla para muchos viajeros, en coches, furgonetas, autobuses y camiones.

Como llovía, la causa para la sabiduría popular ya está identificada. “Cuando llueve, los madrileños no saben conducir”. Como muchos no hemos nacido en esta estupenda ciudad que amamos, tampoco parece que sepan los de fuera, vaya. Es como si la lluvia nos cayera a nosotros encima, y no en los techos de nuestros vehículos o nuestros cascos, y nos borrara la memoria y la coordinación.

¿Por qué siempre que llueve hay atasco?, se preguntan muchos. Para empezar, eso no es verdad. Ocurre más bien que las cosas se complican algunos de los días que llueve. ¿Qué pasa, entonces? Que cuando no llueve hay menos incidentes, y menos accidentes. La distancia de frenado no crece, las ruedas no pierden adherencia con acumulaciones de agua, la visibilidad no disminuye. Estamos acostumbrados a conducir en seco, y no hay demasiados incidentes en un día sin lluvia. Madrid es una ciudad más bien seca. Depende de las fuentes, pero en general los días de lluvia en Madrid son alrededor de 60, uno de cada cinco; los días de tormenta son alrededor de 15 en un año medio.

Cuando llueven más de cuatro gotas, pasan dos cosas distintas, que pueden superponerse. La primera, si de verdad llueve torrencialmente, esos 15 días al año, y sobre todo cuando son  laborables. Las carreteras están preparadas para evacuar una lluvia no demasiado excepcional. Al alcantarillado urbano le pasa lo mismo. Por tanto, esos días hay agua en el firme, y la visibilidad empeora. Esto, unido a unos conductores que no cambian su comportamiento en hora punta, es una receta ideal para que se multipliquen los incidentes y accidentes. Hay así pérdida de carriles, y así caben muchos menos coches.

La segunda cosa que ocurre es que, aunque llueva menos, hay una adherencia reducida, que aumenta las distancias de frenado y, en combinación con los pasos de peatones y líneas de las calles y carreteras, origina una mayor inestabilidad de motos, bicicletas y ciclomotores. Más incidentes.

¿Solo pasa esto? Desgraciadamente, como se pudo ver el lunes, también hay una asombrosa falta de gestión de tráfico. Todo lo más, hay información: “Accidente de autobús en la A-6” ¿se cambian los semáforos en puntos críticos? No. ¿Hay planes de intervención más rápida los días de lluvia? Otros deben responder, pero desde luego el lunes no se vio nada de eso. Finalmente, esos días muy malos tienen una gran persistencia en la memoria de los usuarios. Un día malo borra veinte o treinta buenos. Parece así que cuando llueve hay atascos horrorosos, y no siempre es así.

Más incidentes, mala suerte por su localización, nulo cambio de comportamiento de conductores, poca gestión, y persistencia de la mala experiencia. La receta para tener que convertirse en el santo Job algunos días de lluvia.

*Manuel Romana García es ingeniero y profesor titular de la Universidad Politécnica de Madrid

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información