Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No va más

El Museo de Arte Contemporáneo de A Coruña inaugura su Mostra bienal pocos días después de que Naturgy anuncie su cierre

Este jueves 25 se ha inaugurado en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de A Coruña, propiedad de Naturgy, la 15ª Mostra Gas Natural Fenosa. Decimoquinta y última. Naturgy, la empresa en que se ha convertido tras diversas fusiones FENOSA, la energética nacida en Galicia, ha anunciado hace pocos días el cierre del museo al finalizar la Mostra. Esta, por su carácter bienal, ha tenido una vida de treinta años, habiendo experimentado un notable impulso tras la creación en 1995 del entonces llamado Museo de Arte Contemporáneo Unión Fenosa (Macuf).

Se había convocado a través de las redes sociales una protesta a la hora de la inauguración de la Mostra, lo que había rodeado esta de una tensión y emotividad palpable entre las aproximadamente trescientas personas asistentes. Las primeras palabras de Carmen Fernández Rivera, en ausencia de cualquier alto representante de la empresa y de las instituciones, fueron contestadas por algún abucheo y silbido de parte del público.

La petición de calma por parte de Fernández Rivera, pues “los premiados merecen recibir los premios de forma normal” y su ofrecimiento del micrófono a quien quisiera decir algo al terminar la entrega de premios, logró que esta se realizara con la fluidez necesaria. El primer premio, dotado con 15.000 euros, recayó en José Ramón Amondarain por su obra Pintura de manos / pintarás en mudo / un mapa sentido, un conjunto de piezas de óleo amasado, dispuesta en una peana baja. Bárbara Sánchez Barroso recibió el segundo premio (10.000 euros) por La Odisea, un vídeo de 17 minutos que la autora define como “una apología de la ficción”. La grabación pone imágenes a un recuerdo infantil sobre el viaje de bodas de sus padres y la cueva en la que según ese recuerdo fue concebida la propia artista. El partido es la obra por la que Lola Lasurt ha recibido los 7.000 euros del tercer premio. Se trata de un óleo sobre tela y un vídeo sobre el partido de fútbol de 1976 entre solteras y casadas del Club Federico García Lorca, formado por emigrantes españoles en Bélgica. El impulso creador le surgió a Lasurt cuando supo de ese encuentro deportivo durante una residencia artística en Gante. El partido formaba parte de la fiesta anual del club, que este compartía con el Partido Comunista de España (PCE).

Los tres artistas premiados lamentaron el cierre del museo: Amondarain declaró que es “un absoluto desastre” y “una irresponsabilidad muy propia del país”; por su parte, Sánchez Barroso manifestó que “sin arte no hay pensamiento crítico”, que la labor de estos museos favorece este espíritu crítico y

que actos como el cierre del MAC obedecen a que “quieren que no seamos críticos”. Lasurt declaró su alegría por dejar El partido “en Galicia, en una colección importante” como la del MAC, al tiempo que lamentaba "saber que al día siguiente de que termine la exposición se cierra el museo". Pulsión, una instalación de Sara Coleman, obtuvo el premio Julián Trincado a la mejor obra de un artista gallego, que otorga el Ayuntamiento de A Coruña y dota de 6.500 euros. En ausencia de la ganadora, que se suma a las ya citadas de ayuntamiento y empresa, el premio fue entregado a una hermana suya por la directora del MAC.

Tras la entrega de premios tomó la palabra Jorge Couceiro, presidente de A Colectiva, Asociación Profesional de Artistas de Galicia, asociación que ya había plasmado su opinión en un comunicado sobre el cierre del MAC. Couceiro declaró que “los museos no se cierran solos, los cierran”, expresó su “desasosiego” por el cierre y dijo que quienes componen la asociación van a “hacer todo lo que esté en su mano para evitarlo”. Porque el museo “no es solo la colección, son las personas que trabajan en él, los talleres, las actividades y sentimos que [con el cierre] perdemos algo muy nuestro”.

Antes de dar por inaugurada la exposición y pasar a visitarla con artistas y público, Fernández Rivera agradeció la labor de todo su equipo, personalizándola en primer lugar en la recepcionista, “nuestra mejor tarjeta de visita”. Luego, fue nombrando personalmente a cada uno de los empleados del museo y declaró “ha sido un honor [dirigirlo] pero es la última exposición que inauguro, ya que me jubilo el día 31”, dos meses antes del cierre definitivo del museo por parte de la empresa

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >