Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis de los comunes se recrudece en el Parlament

La diputada Elisenda Alamany rechaza firmar el despido de Marc Grau como coordinador del grupo

La crisis de los comunes se recrudece en el Parlament
EL PAÍS

La crisis de Catalunya en Comú, desatada esta vez por la irrupción de la plataforma Sobiranistes, se ha agudizado este miércoles en la Cámara catalana. La presidenta del grupo parlamentario, Jessica Albiach, comunicó este lunes a Marc Grau su despido como coordinador del grupo pero para hacerlo efectivo se necesita que tanto ella como la diputada portavoz Elisenda Alamany, líder del colectivo crítico, estampe su firma en ese documento para que tenga valor jurídico. El conflicto seguía esta noche encallado con dos posibles opciones: o se halla una solución consensuada o bien se procede a la destitución de Alamany. Grau forma parte del entorno de la diputada crítica.

Joan Josep Nuet, diputado de EUiA, está intentando dar con una solución antes de que se celebre la próxima semana la ejecutiva de Catalunya en Comú. Su plan es que la destitución de Grau vaya acompañada con el nombramiento de un sucesor y que el primero acabe siendo asesor. Alamany ha admitido este miércoles, en declaraciones a RAC1, que su destitución como portavoz podría estar sobre la mesa. La parlamentaria se ha mostrado dispuesta a asumir "los costes" aunque, como en el caso de Grau, afirmó que ese relevo reflejaría "las dinámicas que hay que cambiar". "Las discrepancias no se pueden resolver por la vía estalinista", ha remachado.

El episodio viene a reflejar las tensiones internas de la formación liderada por Ada Colau que desencadenaron la inesperada marcha de Xavier Domènech y que han cristalizado con la creación de la corriente Sobiranistes, capitaneada por Alamany. El sector piensa plantar cara al sostener que Catalunya en Comú se ha desviado de sus principios que pasaban por superar el poder de los partidos y por  una apuesta inequívoca por el referéndum. En el acto de presentación, Alamany acusó a Iniciativa y a otra de las formaciones, que no citó -en alusión a Barcelona en comú- de haber sido poco "generosos" en la construcción del proyecto. "Iniciativa ha sido un obstáculo", sintetizó. Bajo el conflicto subyace, además de la cuestión soberanista, la estrategia sobre cómo se encaran las elecciones municipales: si el espacio apuesta por la marca o se abre a confluencias con otras formaciones aunque sean independentistas. Miembros del partido aseguran que el debate no se ha realizado y que se está centrando solo en Barcelona.

La dirección de Catalunya en Comú difundió este martes por la noche una carta a la militancia en la que acusa a Alamany de haber actuado de forma poco transparente. "Consideramos que el proceso de elaboración del manifiesto se ha realizado de forma poco transparente, al margen de los espacios de debate y de participación del espacio político". La carta reivindica que la formación continúa fiel a sus orígenes y pone como ejemplo que se opuso a la aplicación del artículo 155, que llamó a participar en el referéndum del 1-0 y que ha pedido la "libertad de los presos políticos". La irrupción de la corriente ha generado reacciones en las redes sociales. Gala Pin, concejal de Ciutat Vella, ha sido especialmente crítica y ha acusado a los promotores de "trepismo" y "ego".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >