Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La orquesta del Liceo amplía su actividad con música de cámara

Precios económicos para conciertos de proximidad de agrupaciones de instrumentistas y voces del coro

Josep Pons dirigiendo al Orquesta Sinfónica del Liceo.
Josep Pons dirigiendo al Orquesta Sinfónica del Liceo.

A Josep Pons, director de la Orquesta Sinfónica del Liceo, le encanta tirar del símil deportivo para explicar la evolución de una orquesta. Dice, por ejemplo, que para que un equipo de fútbol sea bueno hacen falta muchas horas de gimnasio, de pases a pelota parada o de rondos. Trasladado a una orquesta, como la del Liceo, Pons asegura que hay que propiciar la formación de cuartetos de cuerda y de otras agrupaciones de música de cámara, para que, después, la orquesta al completo suene mejor. “Si existe la complicidad de haber trabajado en grupos más pequeños, con una mirada o un gesto –pongamos por caso la de Christopher Walken en la película El último concierto- te entiendes perfectamente”, explicaba hoy Pons al presentar un nuevo cliclo de conciertos, Las cámaras del Liceo.

Se trata de cuatro conciertos de proximidad, con precios económicos -28 euros cada uno de ellos o 60 el abono para los cuatro- que tendrán una singularidad añadida, se harán en espacios no habituales y algunos no conocidos del teatro de La Rambla. Como la sala de ensayo del coro, la sala Mestres Cabanes-donde se hacen los ensayos de las funciones, en el sexto piso y con una vista espléndida sobre Barcelona- o el Foyer. Su duración no será larga, una hora como máximo, y estarán precedidos de una intervención del crítico de ópera Pol Avinyó. Los cuatro conjuntos que se formarán para los conciertos están integrados por músicos de la orquesta del Liceo.

Una iniciativa que, en realidad, no es del todo nueva puesto que rescata el proyecto musical que propuso Pons al incorporarse en 2012 para dirigir la orquesta y que no llegó a tener continuidad, salvo algunos conciertos sinfónicos, por los ajustes económicos de las últimas tres o cuatro temporadas. “Es verdad que me contrarió no poder desarrollar el proyecto pero ahora se podrá retomar bien esa idea a la que Roger Guasch- el anterior director general- finalmente me dio luz verde antes de irse”, ha aclarado. El proyecto de la música de cámara tiene otro firme defensor en  Valentí Oviedo -que sucedió a Guasch antes del verano-, convencido de que para ampliar la base de público –atraer a más jóvenes-  el teatro debe ofrecer más opciones, además de la tradicional de las funciones de ópera y ballet, y con unos precios más económicos.  Además del nuevo programa, Pons también ha avanzado que se convocarán nuevas plazas para una orquesta que ya en los últimos años ha mejorado sensiblemente.

El primero de los conciertos del ciclo Las Cámaras del Liceo será el 23 de noviembre, en la sala donde ensaya el coro habitualmente con una aforo de unas 200 localidades, y lo han bautizado como el “Cuarteto revolucionario" formado por cuatro músicos de cuerda de la orquesta del Liceo que interpretaran el Cuarteto para cuerda número 3 de Beethoven y el mismo título pero de Shostakóvich. La segunda de las citas será el 18 de enero, Voces blancas, y en esa ocasión serán las mujeres del coro del Liceo que propone un viaje musical a través de compositores que llegaron a inspirar en algún momento a Wagner, entre ellos Beethoven, Bellini o Berlioz; otros contemporáneos suyos, como Schumann, Verdi o Massenet; para llegar a finalmente al tuétano de Wagner, con temas de óperas como Rienzi o Tannhäuser.

Una agrupación de la sección de metales de la orquesta del Liceo ya se han constituido como la Liceu Brass Ensemble y serán los encargados del concierto A toda máquina, el 22 de febrero. En el concierto que será su presentación en sociedad, interpretarán un programa de compositores como Bernstein, Benjamin Britten y Edward Elgar. Y el último, el 31 de mayo, con el nombre El mundo de ayer; la culminación de Europa, con una orquesta de cámara y con un programa diseñado en torno a Wagner, Mahler y Schönberg.

Las agrupaciones que se conformarán para ese ciclo son un primer paso tras el que Pons espera que salgan de la orquesta otros grupos de forma espontánea, como la Liceu Brass Ensemble: “las queremos llamar Denominación de Origen del Liceo y lo ideal sería que abarcaran diferentes estilos, desde la música clásica, la moderna o contemporánea, el barroco y hasta el jazz”. El director musical dijo  que  Las cámaras del Liceo Ciclo son un primer paso y  mostraba convencido de que al público le atraerá  escuchar música en lugares no habituales a los que se accede por pasillos y recorridos habitualmente cerrados al público: "se pueden abrir más posibilidades, como hacer conciertos en el escenario con el público rodeando a los músicos o en el cuarto piso".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >