Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El protocolo de contaminación de Madrid se aplicará en toda la ciudad e incluirá a las motocicletas

El Ayuntamiento endurece las medidas para episodios de alta contaminación a partir del 8 de octubre

Protocolo de contaminacion
Vista de la nube de contaminación sobre Madrid desde Torrelodones.

El protocolo por alta contaminación en Madrid se endurece a partir del próximo 8 de octubre. El Ayuntamiento, que ya avanzó las nuevas medidas en mayo pasado, ha confirmado que cuando se superen los niveles de aviso y preaviso, las medidas de restricción del tráfico que hasta ahora se limitaban al interior de la M-30, se aplicarán en toda la ciudad y se extienden también a las motocicletas y ciclomotores. En episodios de alerta, el umbral máximo de contaminación, solo podrán aparcar en el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) los vehículos con el distintivo CERO emisiones de la Dirección General de Tráfico (DGT). Serán las etiquetas ambientales de la DGT las que determinen a partir de octubre qué vehículos podrán circular y estacionar y no si su número de matrícula es par o impar.

Quién sí podrá estacionar

Los vehículos de residentes, los de personas con movilidad reducida, los autorizados como comerciales e industriales del SER con calificación ambiental CERO, ECO y C, y los B hasta el 31 de diciembre de 2020, los vehículos estacionados en zonas reservadas para su actividad y los autotaxis y vehículos de alquiler de servicio público con conductor que estén en servicio y su conductor esté presente, podrán seguir usando el SER, entre otras excepciones.

El protocolo que se aplica desde febrero de 2016 contemplaba cuatro escenarios. Ahora serán cinco, el primero siempre informativo y el último, llamado "alerta", para casos extremos de emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2). Los niveles de aviso y preaviso ahora se activarán teniendo en cuenta tres estaciones de la red de vigilancia cualquiera de toda la ciudad, y no dos, como se venía haciendo.

El protocolo se pondrá en marcha cuando se superen los niveles preaviso y aviso, de forma gradual. Las primeras medidas, informativas, seguirán siendo la recomendación de usar el transporte público y la reducción de la velocidad máxima a 70 kilómetros por hora en la M-30 y accesos a la ciudad.

Después de dos días consecutivos en los que se supere el nivel de preaviso o uno de aviso, solo podrán aparcar en las plazas y horarios de SER los vehículos CERO y ECO. Ningún vehículo, incluido ciclomotores y motocicletas, que no tenga la etiqueta ambiental de la DGT podrá circular en la almendra central y la M-30. Son los de gasolina anteriores al año 2000 y los diésel anteriores a 2006 y representan el 17% de los coches que circulan en Madrid y el 13,4% de desplazamientos solo en el centro, según el Ayuntamiento.

Podrán seguirán circulando

El transporte público colectivo, los servicios de emergencias, los vehículos de profesionales cuya hora de inicio o de fin de jornada laboral esté fuera del horario de cobertura del transporte público previa autorización, los vehículos para limpieza y gestión de arbolado urbano. Los vehículos comerciales e industriales de distribución urbana de mercancías (igual o inferior a 3.500 kg hasta diciembre de 2019 y superior a 3.500 kg hasta diciembre de 2022), y algunos vehículos especiales, como grúas, servicios funerarios, adaptados para la retransmisión de radio o televisión o vehículos blindados.

El tercer escenario extiende la prohibición de circular a los vehículos sin pegatinas de la DGT a toda la ciudad cuando se lleven tres días de preaviso o dos de aviso. El Consistorio recomendará también no moverse a los taxis que no estén de servicio, excepto los que sean CERO y ECO. En el cuarto, que es nuevo, se amplía la limitación de circular a los vehículos con etiqueta B, que suponen entre un 47 y 49% y se prohíbe circular a los taxis libres, excepto los ecológicos.

El nivel quinto es el de alerta. Nunca se ha alcanzado en Madrid, pero si ocurriese, solo podrían estacionar en el SER los vehículos CERO y no podrían circular ni los vehículos sin pegatina, ni los C ni los B.

Durante el periodo de información pública del protocolo, el Ayuntamiento ha recibido total 71 alegaciones, y ha estimado total o parcialmente el 44%. Casi todas han sido técnicas, como ha explicado José Amador, subdirector general de Calidad y Evaluación medioambiental, en la rueda de prensa posterior a la junta de gobierno municipal. Pero también se ha incorporado la ampliación al 31 de diciembre de 2020 que permite circular a los profesionales que tengan coche de categoría ambiental B.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información