Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un mercado con mucha historia

El Ayuntamiento instala módulos informativos en Sant Antoni

Uno de los paneles colocados en el Mercado de Sant Antoni
Uno de los paneles colocados en el Mercado de Sant Antoni

El Ayuntamiento de Barcelona instalará ocho módulos interpretativos en las entradas del mercado de Sant Antoni, además de cuatro plafones donde se podrá seguir la evolución de la ciudad desde su fundación hasta la actualidad, y dos plafones más que explicarán dos elementos excepcionales como son el baluarte y la contraescarpa, según informó ayer el Consistorio.

El gerente del Instituto Municipal de Mercados de Barcelona, Màxim López, explicó que con estas señales se pretende poner “en valor” y contextualizar históricamente elementos como el baluarte de Sant Antoni. También servirá para explicar la evolución del mercado, inaugurado en 1882 y uno de los primeros en vender alimentos bajo una zona cubierta fuera de la zona amurallada de la capital catalana.

El comisionado de Programas de Memoria, a través de la dirección de Memoria, Historia y Patrimonio y del servicio de Arqueología y el Instituto Municipal de Mercados de Barcelona han reproducido las ocho vitrinas serigrafiadas que se instalarán este septiembre.

Los nuevos elementos pretenden explicar y contextualizar históricamente estructuras que han salido a la luz tras la faraónica obra —que ha costado más de 80 millones de euros— que se extendió durante ocho años. También habrá señalizaciones que explicarán las distintas épocas históricas que “se esconden y se conservan” en el mercado y en su entorno, desde la Via Augusta romana hasta el edificio y la historia del mercado, proyecto del arquitecto Antoni Rovira i Trias en 1882.

Los paneles informativos también ayudarán a entender y explicar la importancia de las distintas vías de comunicación que han atravesado la zona en la que se ubica el mercado, así como la “singular estructura” del espacio del mercado, en forma de cruz griega y con una estructura de hierro.
La responsable del Plan Barcino del Servicio de Antropología de Barcelona, Carme Miró, dijo que las vitrinas no son plafones “al uso”, y detalló que el primer módulo, ya instalado en la entrada de Comte Borrell con Tamarit, está en fase de pruebas.

Tras la reapertura del mercado el pasado 23 de mayo, un total de 2.278.000 personas han visitado la instalación en los tres primeros meses de funcionamiento.

El primer día de apertura, el mercado ya recibió más de 87.746 visitas, que se sumaron a las 107.102 personas que fueron el primer sábado —26 de mayo—, mientras que ahora las visitas se han estabilizado en unas 20.000 de lunes a viernes, 30.000 los sábados y 15.000 en domingo. Desde el 12 de agosto, se han empezado a desmontar las carpas provisionales que alojaron las paradas del mercado duraron las obras, y, durante septiembre, se continuará con la retirada de los últimos pilares de la estructura, la reposición de los chaflanes de las calles Floridablanca y Tamarit y de la acera de Urgell.

Asimismo, la retirada de las carpas de la ronda Sant Antoni se realizará entre septiembre y noviembre, mientras que el consistorio también avanzará en la segunda fase de la supermanzana del barrio de Sant Antoni, con obras en Comte Borrell —entre Gran Via y Floridablanca— y en Tamarit —entre Viladomat y Calabria.