Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un conductor ebrio se graba quitando el cepo colocado por los Mossos unos minutos antes

El hombre, que triplicó la tasa permitida, subió el video a varias redes sociales

Un cepo que inmoviliza un vehículo.
Un cepo que inmoviliza un vehículo.

Le denunciaron por conducir borracho y le inmovilizaron el vehículo. Pero al cabo de media hora, cuando el control de tráfico ya había terminado volvió al lugar, arrancó el cepo de la rueda y condujo el coche, mientras grababa toda su hazaña y la subía a la redes sociales. Los Mossos d'Esquadra de Tráfico de Girona han denunciado penalmente dos veces y han levantado acta administrativa contra el vecino de Llagostera (Gironès) que fue denunciado por conducir con una tasa penal (0’85 ml/l) y media hora después volvió a conducir ebrio.

Según ha informado este jueves la policía, los hechos se remontan a las cinco de la mañana del pasado domingo día 19. Los agentes de tráfico organizaron un control de alcoholemia en el kilómetro 23,5 de la carretera C-65, en el término municipal de Llambilles. Dieron el alto a un vehículo y comprobaron que el conductor presentaba síntomas evidentes de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas. Le hicieron la prueba y dio un resultado positivo que triplicaba el máximo permitido de 0.25 mg/l. En concreto, marcó 0.85 mg/l. Al tratarse de un positivo penal –superior a 0.60 mg/l- se le denunció como presunto autor de un delito contra la seguridad vial por conducir con una tasa superior a 0.60 mg/l

La dotación de Mossos le inmovilizó el turismo y explicó a su conductor la imposibilidad de volver a conducir mientras no desaparecieran las causas de la inmovilización. Posteriormente, a media mañana, otra dotación policial comprobó que el vehículo inmovilizado ya no estaba.

Horas después los agentes tuvieron conocimiento de que por las redes sociales circulaban dos vídeos donde se podía ver cómo una persona sacaba el cepo de un vehículo inmovilizado y conducía mientras filmaba con el teléfono. La unidad de investigación de accidentes de los Mossos de Tráfico de Girona inició una investigación para averiguar quién había gravado las imágenes.

El martes siguiente, el día 21, lograron localizar al responsable de las grabaciones y comprobaron que se trataba del mismo conductor que habían denunciado dos días antes, un joven de 20 años, vecino de Llagostera y de nacionalidad paquistaní.

El joven reconoció a los agentes que media hora después de que le hubieran denunciado volvió al lugar donde le habían inmovilizado el vehículo, arrancó el cepo y se llevó el coche y que toda esta acción la grabó con el móvil y la compartió en las redes sociales.

Tras tener conocimiento de estos hechos, los Mossos volvieron a denunciarle por otro delito contra la seguridad vial por conducir con una tasa superior a 0.60 mg/l, (ya que con el tiempo transcurrido no podía haber bajado el índice de alcoholemia) y por un delito de desobediencia grave a los agentes de la autoridad. Además, también se le denunció administrativamente por conducción temeraria en relación a su conducción grabando con un móvil, que puede conllevar 500 euros de sanción y la retirada de 6 puntos. Está a la espera de ser citado por el juez. Un positivo penal de estas características podría conllevar la retirada del carné.

Se da la circunstancia de que el 30 de enero de 2016 un conductor bebido y sin carné a quien los mossos habían inmovilizado el vehículo lo volvió a coger horas después -gracias a que un amigo suyo se lo dejó en casa- desobedeciendo a los agentes. Al volver a la carretera provocó un accidente en la C-65 en Girona que acabó con la vida de una vecina de Cornellà del Terri de 25 años. Este caso provocó un importante debate a todos los niveles sobre si debía cambiarse el código penal o la actuación policial en determinados casos que llegó al Parlament.