Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El metro de la Zona Franca, a punto para abrir en septiembre

La L10 Sur es un ramal de la L9 norte, que va de Zona Universitaria al aeropuerto, y se aparcó por las dificultades financieras de la Generalitat

Obras del metro en Zona Franca, en una imagen de archivo.
Obras del metro en Zona Franca, en una imagen de archivo.

El ramal de metro que traerá, por fin, el suburbano al barrio de la Zona Franca de Barcelona, la L10 Sur, estará listo para abrir en septiembre. Este mes la constructora entregará las dos primeras estaciones, Foc y Foneria. Durante el mes de agosto, Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) hará las pruebas para que todo funcione correctamente, la llamada marcha en blanco. Consiste en operar en horario y frecuencias reales, parando los trenes en las estaciones y abriendo y cerrando las puertas. Y en septiembre, dependiendo de lo que acuerden la Generalitat y el Ayuntamiento, comenzará a operar.

La fecha concreta es una decisión política. Por lógica, podría ser un día señalado, como la Diada o la Mercè. Los vecinos de la Zona Franca han perdido ya la cuenta de los años que esperan la llegada de la Línea 10 sur. “Lo menos 12 años hará que vimos la primera tuneladora”, lamenta Fernando Abad, de la asociación de vecinos de San Cristóbal. Tras tantos años de retraso, no acaba de fiarse de que abra en septiembre. “Nos sabemos nada”, asegura. Abad no duda, en cualquier caso, de que se inaugure “antes de las elecciones” de mayo de 2019.

La L10 Sur es un ramal de la L9 norte —que va de Zona Universitaria al aeropuerto— y se aparcó por las dificultades financieras de la Generalitat. Los vecinos del único barrio de Barcelona que no tiene metro vieron como se priorizaba la conexión con el aeropuerto, inaugurada en febrero de 2016, justo antes del Mobile World Congress.

Las obras de la L10 se desencallaron en 2016, con el pacto sobre los presupuestos entre la alcaldesa Ada Colau y ERC. Los republicanos apoyaron las cuentas a cambio de que el Ayuntamiento adelantara 40 millones para retomar las obras de las estaciones de la Zona Franca y desencallar el cierre de la cárcel Modelo. Cuando entre en servicio este ramal compartirá parte del recorrido con la L9 Sur: las estaciones de Collblanc, Torrassa y Can Trias-Gornal. Pero todavía no estará entero porque faltará que operen las dos estaciones de L’Hospitalet (Provençana e Ildefons Cerdà, en 2019, según las previsiones de la Generalitat) y el resto de las de la Zona Franca.

La apertura de Foc y Foneria —donde ya están instaladas las escaleras mecánicas y los ascensores y estos últimos días se ultiman los trabajos—, será más sencilla que en otras líneas. Por lo menos desde el punto de vista técnico, porque por una de las dos vías del suburbano ya circulan los trenes que van y vienen de camino a las cocheras que hay en la ZAL, la Zona de Actividades Logísticas.

Las marchas en blanco suelen durar entre unas semanas y un par de meses y consisten en operar los metros con normalidad. Circulan vacíos, en algunos casos con peso en los vagones (sacos de arena), y habitualmente se hacen también pruebas de carga con pasajeros, que suelen ser vecinos o voluntarios. En este caso, los trenes serán excedentes de la L9 sur y aunque se trata de una línea automática, durante las primeras semanas de pruebas e incluso ya con pasaje operan con una persona a bordo. Más allá de la fecha de apertura de las estaciones, otra de las incógnitas que hay sobre la mesa es qué frecuencia de paso tendrán los trenes (entre 7 y 8 minutos, según fuentes próximas a TMB). Y si el ramal llegará hasta la Zona Universitaria o solo operará desde Collblanc (lo que obligaría a los trenes a volver sin llegar al final de la línea y a hacer un esfuerzo comunicativo extra, para no confundir a los pasajeros).

El metro que circula a ninguna parte

Es innegable que en la Zona Franca de Barcelona esperan que por fin abran las estaciones de metro que tantos años llevan valladas. Pero también hay quien alerta de que la llegada de la nueva L10 no resolverá de forma ágil las comunicaciones con el centro de la ciudad.

Habrá que ir hasta la estación de Collblanc para hacer el primer transbordo, alertan las entidades de vecinos, cuando lo lógico, para que fuera realmente práctico sería una conexión rápida con la plaza de Espanya.