Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid estudia crear una nueva pista para retener el Open de tenis

Luis Cueto mantiene que el Ayuntamiento medirá "con mucho cuidado" los costes y los beneficios de la posible instalación

Rafa Nadal ante Novak Djokovic en el Mutua Madrid Open, en 2017.
Rafa Nadal ante Novak Djokovic en el Mutua Madrid Open, en 2017.

El Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Manuela Carmena, se abrió este lunes a construir un nuevo estadio para el torneo de tenis Mutua Madrid Open, tal y como piden los organizadores del certamen para quedarse en la ciudad más allá de 2021. Pero lo hará midiendo "con mucho cuidado" los costes y los beneficios de la instalación, afirmó Luis Cueto, coordinador de Alcaldía y responsable de la negociación con el Open. "Madrid no necesita un polideportivo de 8.000 plazas, sino tres de 2.000", reflexionó Cueto.

Los organizadores del Open de Tenis, el Ayuntamiento y todas las fuerzas políticas confían en que se pueda alcanzar un acuerdo para prolongar el convenio del certamen deportivo. Este lunes, tras la primera reunión entre los delegados municipales y la oposición, todos incidieron en la importancia de que el torneo se quede en la capital. La comunicación con los dueños de los derechos del torneo está abierta, confirmaron todos, aunque el Consistorio recordó que su plan consiste en avanzar con cautela.

"No tenemos líneas rojas", dijo al salir de la reunión Cueto, quien confirmó que sobre la mesa están dos puntos de la oferta de los organizadores del Open. Por un lado, tal y como avanzó EL PAÍS, la construcción de un nuevo estadio de 8.000 asientos. Una petición que el ejecutivo está estudiando, aunque admite su "difícil encaje". Concretamente, sobre el uso que dar a una instalación de este tipo. La Caja Mágica, donde se juega el torneo, ya tiene tres pistas de 12.500, 3.500 y 2.500 asientos, respectivamente.

Cueto cifró este lunes por primera vez el desembolso previsto para esa estructura: entre 12 y 25 millones de euros, dependiendo de si la cubierta es o no retráctil. "Que esto fuera muy beneficioso para algunos de los partidos del torneo, posiblemente, pero el coste beneficio hay que examinarlo con mucho cuidado", apuntó. Añadió que el plan del ejecutivo es buscar patrocinadores privados, y que hará "consultas urbanísticas para ver si eso es posible o no".

Por otro lado, el gobierno municipal estudia incrementar su aportación a los premios de los tenistas. Los organizadores del Open señalaron en su oferta que el coste de las recompensas va aumentando año tras año, y pidió al Consistorio ayudas para ellas. Este lunes, Cueto se abrió al diálogo también en este sentido.

En 2021 expira el convenio firmado en 2002 por el entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón (PP), y renovado por su sucesora, Ana Botella (PP). Los organizadores presionan para asegurarse una prolongación del convenio de 10 años, es decir, hasta 2031. Este lunes, Cueto vio razonable que el evento se quede en la capital "otros 10 años más". El ejecutivo local remitirá estos días a los organizadores del Open su propuesta, cuyos detalles permanecen bajo la máxima confidencialidad. Los cálculos del Ayuntamiento para un acuerdo rondan los seis meses.

En definitiva, tanto el gobierno municipal como la oposición —invitada por Carmena para "lograr el mayor consenso posible"— esperan que el Open crezca, pero que lo haga reportando beneficios a todos los vecinos de Madrid. La pelota, a partir de ahora, está en el campo de Ion Tiriac, extenista rumano y dueño de los derechos del torneo. Todos esperan que la cuestión se resuelva positivamente. Entre otras cosas, porque las próximas elecciones quedan a un año vista.

Diálogo con los partidos políticos

El gobierno que preside Manuela Carmena pactó este lunes con los grupos de la oposición una contraoferta para negociar la continuidad del Open de tenis. El ejecutivo aspira a tener el mayor consenso posible sobre su propuesta, puesto que afectará a los próximos gobiernos municipales. PP, PSOE y Ciudadanos colaboran para que el certamen, que según los organizadores tiene un retorno económico de 100 millones de euros, se quede en Madrid.