Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Open de tenis reclama un estadio de 8.000 asientos para quedarse en Madrid

El gobierno municipal intenta consensuar con los grupos de la oposición una estrategia común

La Caja Mágica donde se celebra el Open de Tenis de Madrid.
La Caja Mágica donde se celebra el Open de Tenis de Madrid.

Ion Tiriac, dueño de los derechos del Open de tenis, y los organizadores del torneo exigen al Ayuntamiento que permitan al evento crecer si quiere que se quede en Madrid más allá del año 2021. Uno de los requerimientos que han formalizado —posiblemente el más importante— al Ayuntamiento atañe a la creación de un nuevo estadio de 8.000 asientos, que amplíe las instalaciones de la Caja Mágica. El Consistorio guarda secreto sobre su decisión.

En la carta, enviada a finales de junio, los organizadores del Open piden que el nuevo estadio tenga unos 8.000 asientos, algo inferior a la mayor pista de la Caja Mágica, que tiene 12.500 (las otras dos son de 3.500 y 2.500, respectivamente), pero clave para garantizar que el torneo se quede en Madrid. La dinámica de los másteres 1000 de tenis en el mundo, señalan fuentes del Open, apunta a un incremento del público en todas las sedes. Madrid es una de ellas, pero para que pueda seguir en la capital más allá de 2021, año en que caduca el actual convenio, el Open pide al Consistorio que amplíe las instalaciones.

La reunión que tendrá lugar este lunes será clave para avanzar en la búsqueda de un acuerdo. En ella estarán presentes una delegación del gobierno municipal de Manuela Carmena y los portavoces de los partidos políticos de la oposición. En esa reunión se debatirá la oferta del nuevo estadio y la segunda petición, un incremento del patrocinio público para cubrir parte de los premios de los tenistas, que están al alza.

En el Ayuntamiento no desvelan cuál será su estrategia. "Desde el equipo de gobierno se llevará otra propuesta que se debatirá en la reunión", mantiene un portavoz del gobierno local. Sobre la oferta de un nuevo estadio, que el gobierno detalla "de entre 8.000 o 10.000 asientos", tampoco inciden sobre la posición municipal. Pero sí señalan la voluntad de "lograr el mayor consenso posible con la oposición, aunque la decisión final corresponde al equipo de gobierno".

Por su parte, la oposición, que está participando en la negociación, empuja para que el gobierno haga todo lo posible para que el Open se quede. Y se muestra abierta a un mayor esfuerzo del Consistorio. Los organizadores cifran el retorno económico del Open en casi 100 millones de euros, y el coste actual para el Ayuntamiento (patrocinio y preparación de las instalaciones) apenas supera los 10. Pero entre los partidos también crece la desconfianza hacia la actuación del ejecutivo de Carmena.

La alcaldesa repite que tiene el máximo interés en que el Open se quede, y que ha invitado todos los partidos a la reunión para que participen en la toma de decisión. Una apuesta que, sin embargo, no todos ven con buenos ojos. El PP, por ejemplo, apunta a una estrategia de la alcaldesa para buscar apoyos externos ante un posible escenario de conflicto interno en Ahora Madrid y no garantiza su permanencia en la mesa de negociación.

Con respecto al nuevo estadio, ni los organizadores ni el Ayuntamiento se aventuran a adelantar posibles costes. Fuentes municipales vaticinan un gasto de cuatro millones de euros, aunque las cifras no están avaladas por estudios técnicos municipales.

Lo que sí se sabe es que el Open quiere dejar atrás la "politización" del evento que sufrió con la denuncia de dos ediles de Carmena por sobrecostes. El asunto quedó archivado por los jueces, y en un giro del asunto los denunciantes quedaron bajo el foco de otra investigación por presunta malversación. Pero el daño al Open puede ahora convertirse en un elemento de fuerza de los organizadores, quienes ya aseguran tener otras ofertas para celebrar el torneo en otras ciudades y acelerar así la decisión del gobierno.

Prolongación del convenio por varios años

Los organizadores del Open de tenis afirman tener "buena sintonía" con el Ayuntamiento con vistas a una posible prolongación del convenio del torneo. Ellos quieren renovar el acuerdo, que caduca en 2021, pero durante un plazo de tiempo considerable. "No tendría ningún sentido firmar un convenio a corto plazo, porque obligaría a reunirse cada dos años", explican, sin concretar si su idea es una prolongación de diez años más. En todo caso, para ello será determinante saber cuánto dinero está dispuesto a pagar el gobierno municipal para que el torneo se quede en Madrid.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram