Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez devuelve el laboratorio de Funnydent a su dueño dos años después

Los administradores judiciales explican que el resto de la empresa está en concurso de acreedores y carece de contenido

El dueño de Funnydent, Cristóbal López, el viernes durante la entrevista.
El dueño de Funnydent, Cristóbal López, el viernes durante la entrevista.

Cristóbal López recupera Funnydent, las clínicas dentales que cerraron sin previo aviso en enero de 2016. Un juzgado de Navalcarnero ha ordenado levantar su cese como administrador único de la sociedad y liberar de su cometido a los dos administradores judiciales. Uno de ellos, Gabriel Segura, explica a EL PAÍS que el proceso penal contra López continúa abierto en la Audiencia Provincial de Madrid y que este solo recupera un laboratorio. El resto de la empresa, asegura, está inmersa en un concurso de acreedores y “carece de contenido”.

La resolución, fechada el 3 de julio, da por concluida la decisión que tomó la magistrada con el auto del 8 de febrero de 2016, en el que adoptaba medidas cautelares sobre seis centros de Funnydent. La juez bloqueó entonces todas las cuentas abiertas a nombre de las sociedades en las que López figurara como administrador único. Un mes más tarde se clausuraron temporalmente los locales, que fueron intervenidos judicialmente. En abril las medidas se ampliaron a otras tres clínicas. Hubo que esperar hasta final de año para que reabrieran con la misión de continuar los tratamientos suspendidos de forma abrupta.

La juez archivó el caso Funnydent en enero del año pasado al no apreciar indicios de estafa, sino “una pésima gestión empresarial”. Sin embargo, la Audiencia Provincial obligó a reabrirlo en abril. Este tribunal sostiene que el hecho de que la mayor parte de las cuentas vinculadas a López presentaran saldos negativos o a cero y que a diversos pacientes se les derivara a otras clínicas para continuar sus tratamientos no significa que no hubiese delito, por lo que solicitó practicar una serie de diligencias para aclarar si López, denunciado por estafar 8,8 millones de euros a 2.500 personas, cometió algún delito.

Fase de liquidación

“El tiempo ha demostrado que no intenté estafar a nadie”, se felicita López. El creador de Funnydent cree que el caso se archivará definitivamente en las próximas semanas y que así podrá recuperar “lo que quede” de su empresa. Acusa a los administradores judiciales de “fundir” su patrimonio y de malgastar el dinero, un hecho que ya denunció López y fue admitido a trámite. “Han malvendido las clínicas y pagado más de 700.000 euros en hoteles, comidas, viajes y mujeres, pero no han presentado las cuentas en el juzgado”. Segura niega tal extremo y subraya que solo ha cobrado la mitad de los 80.000 euros que el juzgado acordó pagarle como honorario por sus servicios durante estos dos años.

Segura destaca que solo hay una sociedad con activos, laboratorio Crisan. Será la única de la que podrá disponer López, ya que el resto de la empresa se encuentra en concurso de acreedores y en fase de liquidación, donde los únicos administradores son los concursales, que continúan ejerciendo la labor que se les encomendó: vender los bienes para atender a los afectados. En opinión del antiguo administrador, “en su momento el caso Funnydent generó mucha alarma social”, por lo que no puede cerrarse en falso. Para eso, Segura cree que deben solucionarse los pagos a la plantilla, a la que López despidió por Whatsapp, y completarse los tratamientos de los pacientes que se quedaron a medias y que aún no han sido culminados.