Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena sustituirá el mural por la paz de Tierno Galván en la plaza del Carmen

El Ayuntamiento plantea "algo que mantenga lo anterior y también lo renueve", pero la socialista Espinar dice que el Consistorio debe "preservar el patrimonio"

El mural de la paz de Tierno Galván en la plaza del Carmen.
El mural de la paz de Tierno Galván en la plaza del Carmen.

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido sustituir el mural por la paz que el exalcalde socialista, Enrique Tierno Galván, encargó al artista Ramón Polo en 1982, durante la última etapa de la Guerra Fría, con "algo que mantenga lo anterior, pero también lo renueve". La edil socialista Mar Espinar critica la medida: "El deber del Ayuntamiento es preservar el patrimonio, no borrarlo".

El muro se encuentra en la fachada del hotel Aneco, ubicado entre las calles de las Tres Cruces y de la Salud, en la plaza del Carmen. Mide 360 metros cuadrados y en él se muestran varias alusiones al enfrentamiento que vivieron la ex Unión Soviética y los Estados Unidos durante la Guerra Fría, y una frase: "La paz no se consigue sin esfuerzo: si quieres la paz, trabaja por la paz".

El pleno del distrito de Centro acordó en julio de 2017, con los votos del PSOE, PP y Ciudadanos, y la abstención de Ahora Madrid, "restaurar" el mural, para celebrar el centenario del nacimiento de Galván. Desde entonces, el Ayuntamiento no acometió las obras aprobadas, hasta que en las últimas semanas comenzó las labores de acuerdo con los propietarios del hotel.

"Falta por trabajar la cuestión del tema y el artista, que es una cosa en la que el PSOE [que presentó la petición] realizará propuestas, así como otros agentes que también nos gustará escuchar", explica un portavoz del Ayuntamiento. "La idea es partir de algo que mantenga lo anterior, pero también renueve", insiste. Y agrega: "Desde la junta municipal estamos a expensas, pues, de agilizar esa parte para empezar un plano más operativo del asunto".

Sin embargo, la concejal socialista Mar Espinar considera que "el compromiso [municipal] fue restaurar el mural, porque además de patrimonio e historia, su mensaje sigue vigente". Los socialistas instan al equipo de Manuela Carmena a "reconsiderar su decisión y restaurar uno de los iconos de Madrid por la paz". Espinar recuerda que la cuestión preocupa a las asociaciones dedicadas a la defensa del patrimonio, "que ya han mostrado su rechazo".

Muchos transeúntes pasan bordeando el mural, acordonado y recubierto parcialmente por una malla verde de obras. "Vivo por aquí y no tenía ni idea de quién lo había mandado hacer", comenta un vecino. Juani Bahondo, dependienta de una tienda adyacente, afirma que la pintura debería conservarse: "Es un trozo de historia. No entiendo por qué lo quieren quitar ¿No pueden arreglarlo sin más?", pregunta.

Otros madrileños sostienen que si la fachada está en mal estado, la mejor opción es "restaurarla". Pedro Núñez reconoce que "desde hace tiempo el mural estaba muy deteriorado" y que "caían cascotes", pero una joven afirma estar dispuesta a "recoger firmas" para mantener el mural. "Tenemos la costumbre de qué si algo no tiene más de 200 años no es historia", opina un portavoz de la asociación de vecinos ACIBU (Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad), que afirma que la actuación del Consistorio "no tiene justificación".

Fuentes socialistas recuerdan que en la web Change.org ya se ha registrado una petición para conservar el mural. El diseño se inspiró en el acercamiento entre Ronald Reagan y Yuri Andropov, en el marco de los acontecimientos que desembocaron en la conocida como Semana del Desarme. Su inauguración coincidió con la celebración del día de la Constitución y pretendía celebrar la paz entre españoles, según las crónicas de la época.

Un gran arcoíris que cruzaba los edificios emblemáticos

Con motivo de la 'I Semana del Desarme' proclamada por la ONU y que se celebró en Madrid en 1982, el entonces alcalde de la capital, Enrique Tierno Galván, decidió inaugurar el día de la Constitución (6 de diciembre) un mural con un mensaje a favor de la paz. En la pintura, realizada por Ramón Polo, un gran arcoíris cruza varias siluetas que representan algunos edificios emblemáticos de Madrid, como el reloj de la Puerta del Sol. En el lado izquierdo del muro aparece la inscripción "Si quieres la paz, trabaja para la paz" —la misma que se dibujó en otras ciudades importantes del mundo ese año—. En el lado opuesto, aparece un monigote rompiendo un fusil. El mal estado de los bajos de la fachada donde se encuentra le ha carcomido hasta la cintura, por lo que no puede verse la figura completa.

Más información