Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presunta asesina del niño autista de Elda se enfrenta a prisión permanente

La acusada, novia del padre de acogida de Dominique, será juzgada por un jurado popular

La mujer detenida como presunta autora del asesinato del hijo de acogida de su pareja sentimental.
La mujer detenida como presunta autora del asesinato del hijo de acogida de su pareja sentimental. EFE/MORELL

La acusada del crimen de Dominique, un niño autista de ocho años de Elda (Alicante), que estaba bajo tutela del Gobierno valenciano, se enfrenta a la amenaza de la prisión permanente revisable. Así se desprende de los hechos y delitos atribuidos a Alejandra G.P. este miércoles, tras su segunda comparecencia judicial desde su detención, han confirmado a EL PAÍS fuentes jurídicas. La juez instructora le ha comunicado durante esa audiencia que será juzgada por un jurado popular.

 A la espera de nuevas diligencias, la Fiscalía cree que la muerte de Dominique reviste las características de un asesinato con alevosía cometido contra una víctima de especial vulnerabilidad, una acusación que conlleva la prisión permanente revisable. Sería la primera vez que la acusación pública invocara esa pena en esta provincia desde su entrada en vigor, según las fuentes de la institución. Además, la investigada también pudo incurrir en una simulación de delito por fingir un asalto violento por parte de dos encapuchados en su domicilio, algo que ella misma ha confesado.

El crimen de Dominique, que guarda enormes similitudes con el del niño almeriense Gabriel Cruz, se produjo sobre las ocho de la tarde del pasado 30 de agosto en la vivienda de su padre de acogida, Daniel Faus, ubicada en la calle Don Quijote de Elda. El pequeño se encontraba bajo el cuidado de la compañera sentimental del hombre, que esperaba un hijo de él al que alumbró a principios de este año.

La Policía Nacional la detuvo nueve meses después, el pasado 31 de mayo. Supuestamente, la sospechosa estranguló al niño hasta la muerte porque suponía un obstáculo a su relación sentimental. La fiscal del caso le acusa de atacar al menor de forma sorpresiva por la espalda y estrangularle con la misma camiseta que llevaba.

El sumario -cuyo secreto acaba de ser levantado por la juez- revela que Alejandra G.P. se autolesionó para asegurar una coartada de defensa que tenía diseñada de antemano. Llegó incluso a golpearse con una piedra e hizo luego una videollamada de auxilio con su teléfono móvil a su madre. La presunta asesina sufre una discapacidad auditiva total pero puede hablar.

La madre de la implicada avisó a Daniel Faus, el conocido entrenador de un club de atletismo local, que se presentó de inmediato en el domicilio familiar y se encontró a su novia herida y a Dominique medio desnudo, tendido en el suelo de una de las habitaciones, ya sin vida. Sus gritos de desesperación alarmaron al hijo de una vecina, que bajó al piso y se topó con la dantesca escena.

Ese testigo vio cómo la sospechosa secundaba los alaridos de su compañero, que estaba fuera de sí y gritaba que alguien había “matado y violado” a su pequeño, de acuerdo con lo que ha declarado recientemente ante la juez.

Los investigadores están cada vez más convencidos de que la investigada preparó de forma minuciosa el asesinato. “Nadie puede inventarse todo eso de forma espontánea y en tan poco espacio de tiempo. A la Policía le ha costado mucho desmontarlo”, aseguran las fuentes consultadas. Los agentes creen que incluso elaboró unos dibujos amenazantes (balas y proyectiles) aparecidos en la puerta de su casa días antes del crimen.

Según su primera versión-una farsa sostenida durante nueve meses, tal y como ha admitido ya en sede judicial-, dos individuos cubiertos con cascos de motorista la habían maniatado, le habían colocado una bolsa en la cabeza y habían manoseado su cuerpo con ánimo sexual para agredirla a continuación y dejarla inconsciente.

Tras su detención, ya ante la juez, admitió que todo era mentira, una enrevesada historia que inventó al entrar en pánico tras comprobar que Dominique había fallecido de forma accidental, asfixiado cuando comía un trozo de jamón. Esa nueva versión no cuadra en absoluto con la autopsia, que halló signos de estrangulamiento con su propia camiseta en el cuello del menor.

En acogida familiar

El niño, que estaba aquejado de varias patologías congénitas, vivía desde los cuatro años en situación de acogimiento familiar con Daniel Faus y la antigua pareja de éste, Penélope Martínez. La pareja se separó en 2016. Aunque pasó a residir con la madre, el pequeño pasaba los fines de semana y parte de las vacaciones con el hombre, que disfrutaba de un régimen de visitas.

Los padres de acogida se han personado como acusación particular en el procedimiento y ya han prestado declaración en el juzgado. Él testificó que no podía creer a su antigua compañera sentimental capaz de cometer el crimen, aunque matizó que había comenzado ahora a atar algunos cabos respecto a ciertas actitudes de ella que le generaron recelo.

Así, Faus ha contado que durante las semanas previas a su arresto, mientras él se encontraba en tratamiento psicológico y completamente hundido, su novia parecía ajena a su dolor. Se mostraba, por el contrario, exultante con los preparativos de las próximas vacaciones estivales de la pareja.

Alejandra G.P. solo ha ejercido este miércoles su derecho a hablar en su comparecencia judicial para adherirse a la postura expresada por su abogada defensora, que ha pedido sin éxito el sobreseimiento de la causa. La juez ha acordado seguir un procedimiento al amparo de la Ley del Jurado por un asesinato o, alternativamente, homicidio. También ha ordenado nuevas diligencias -la ampliación de un informe forense y la ratificación de un análisis pericial- y ha decidido mantener la situación de prisión preventiva de la encausada, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano.

 

Más información