Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis jóvenes de Vilanova afrontan penas de cárcel por un ‘escrache’ a Montoro

La fiscalía pide de cuatro a ocho años de prisión por un ataque al coche en el que viajaba el ministro en 2014

Seis jóvenes de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) podrían acabar en prisión por un escrache al exministro de Hacienda Cristóbal Montoro durante un acto electoral en 2014. La fiscalía pide entre cuatro y ocho años de cárcel para los activistas por golpear el coche oficial en el que viajaba el ministro y agredir a agentes de los Mossos d'Esquadra. En el juicio, que ha comenzado este lunes, los acusados han negado los hechos, han asegurado que participaron en una "manifestación pacífica" y que corearon "consignas políticas" contra el PP.

José Miguel D., que tiene ahora 39 años, afronta una petición de ocho años de prisión por desórdenes públicos -con la agravante de "discriminación por ideología"- y por atentado a la autoridad "con instrumento peligroso". Según la fiscalía, José Miguel "golpeó con un palo" el vehículo Volkswagen Passat en el que viajaban tanto Montoro como la entonces diputada en el Parlament Alicia Sánchez Camacho. Con ese mismo palo, golpeó también "en el estómago" a un policía. En su declaración, José Miguel ha negado haber golpeado o forcejeado con un mosso y ha señalado que el cordón policial no estaba bien diseñado y que por eso hubo momentos de "confusión".

Los hechos ocurrieron el 21 de mayo, cuando el Casal Popular de Vilanova y otras organizaciones convocaron una protesta por la visita de cargos del Partido Popular. La formación había organizado un acto por la campaña de las elecciones al Parlamento Europeo en un local del paseo marítimo de Vilanova. El grupo, de unas 50 personas, "tenía por objeto frustrar la celebración del acto y amedrentar a los intervinientes como protesta por las políticas impulsadas por el Gobierno del Partido Popular", recoge la fiscalía en su escrito de acusación.

El punto álgido se produjo sobre las 20.30 horas, una vez finalizado el acto. Durante unos 10 minutos, calcula la fiscal, ese grupo de personas "impidió la salida" del coche en el que viajaban Montoro y Sánchez Camacho. Además de insultarles -"os mataremos, peperos cabrones"-, los asistentes "llegaron a golpear el vehículo mediante patadas y manotazos" y tiraron "botellas y piedras" al coche.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron por los altercados a seis jóvenes, que son los que se sientan a lo largo de esta semana en el banquillo de los acusados. En sus declaraciones ante el tribunal, uno de ellos, Martí G., ha insistido en que no hubo violencia y ha destacado que un coche de los Mossos le intentó "atropellar". Parte del escrache fue grabado por las cámaras. En uno de los vídeos se observa cómo un grupo de personas trata de detener el avance del Volkswagen mientras los Mossos intentan contenerles.