Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenan al imán de una mezquita de Vitoria por “abusos sexuales” a dos menores

La Audiencia de Álava le condena a cuatro años por tres delitos contra una alumna de 12 años de árabe y del Corán y otra chica de 13

Fieles rezando en una mezquita del País Vasco.
Fieles rezando en una mezquita del País Vasco.

Un imán, líder espiritual, de una mezquita de Vitoria, ha sido condenado a cuatro años por abusar sexualmente de dos niñas de 12 y 13 años. Una de ellas aprendía el Corán en sus clases. En una sentencia de conformidad, según asegura El Correo, la Audiencia Provincial de Álava considera probados los abusos por parte del hombre de origen magrebí, que se produjeron a principios de 2016.

La Fiscalía de Álava comenzó las investigaciones ese mismo año aunque los hechos eran de hacía varios meses. El agresor intentó "toquetear" a una de las niñas en plena vía pública y está pidió ayuda a una patrulla de la Policía Local. La investigación permitió descubrir una segunda víctima con el mismo perfil, menor de 18 años, de origen magrebí y exalumna del imán.

Los padres de ambas chicas no habían denunciado los supuestos abusos, pero sí las cambiaron de mezquita. La Fiscalía pidió una orden de alejamiento que fue firmada por el Juzgado de Instrucción número 4 de Vitoria ese mismo verano.

La sentencia documenta dos episodios diferentes de abusos. El primero sucedió los dos días de un fin de semana de febrero de 2016 durante las clases de árabe y lectura del Corán en la mezquita donde ha ejercido como guía espiritual. El imán, aprovechándose de su condición de docente, y que estaba a solas en la sala con una decena de alumnos también menores, este hombre, de 52 años, realizó los tocamientos a la niña en zonas íntimas.

Un mes después, siempre según el fallo judicial, el imán se encontró con la menor en las inmediaciones de la mezquita, que iba acompañada de una amiga, la otra víctima del sumario. Les propuso que le acompañaran a su domicilio, con la excusa de visitar "a su esposa enferma". Las niñas se negaron y él pasó directamente a tocarlas "con ánimo de obtener una satisfacción sexual y sin contar con su consentimiento".

Cuando el imán acabó, las niñas le siguieron y abordaron al primer coche de la Policía Municipal con el que se cruzaron y contaron a los agentes lo que había sucedido. Tras identificarle, los guardias constataron que se trataba de un imán y profesor de una de ellas. A partir de ahí se accionó el engranaje de la Justicia, con la intervención de la Fiscalía alavesa y de la asociación Clara Campoamor, esta última en calidad de acusación popular. Las familias querían archivar , pero las dos víctimas se ratificaron en sus testimonios en el juzgado.

La Audiencia también le inhabilita para ejercer la docencia con menores hasta 2022. Cuando salga a la calle permanecerá otros doce años en libertad vigilada.