Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE, Ciudadanos, Podemos y Compromís votan en Valencia una legalización controlada de la marihuana

Las Cortes Valencianas reclaman una regulación del cannabis centrada en su uso terapéutico

Pleno de las Cortes Valencianas, este miércoles.
Pleno de las Cortes Valencianas, este miércoles. EL PAÍS

Las Cortes Valencianas han reclamado este martes una legalización controlada del cannabis. La Proposición No de Ley pactada por socialistas, Compromís, Podemos y Ciudadanos y aprobada por el pleno de la Cámara insta al Gobierno a "realizar la modificaciones legales oportunas para regular el autocultivo para uso personal y que se modifiquen todos aquellos aspectos legales necesarios para que deje de ser sancionable y se dote de un estatus legal procedido". El PP se ha opuesto. El resultado ha sido de 68 votos a favor y 28 en contra.

El texto final se centra, sobre todo, en la regulación del uso terapéutico de la marihuana. Y ha sido fruto del acuerdo entre socialistas, Compromís y Podemos, que llevaban su propia propuesta, con Ciudadanos, que ha explicado su decisión de sumarse al acuerdo, entre otras razones, en la falta de "seguridad jurídica" que existe ahora sobre la materia.

La proposición establece la creación de una comisión de las Cortes Valencianas para "estudiar jurídica y técnicamente cómo garantizar el acceso al cánnabis a los usuarios terapéuticos, respetando el derecho a su autonomía con seguimiento médico, considerando el derecho del usuario a cultivar su propia sustancia para el consumo, y fomentar el estudio científico de las propiedades terapéuticas del cánnabis".

En tal comisión participarán "médicos, psicólogos y trabajadores sociales especializados, representantes de asociaciones de usuarios de cánnabis y colectivos de personas con enfermedades para las que sea recomendable el uso".

La Proposición No de Ley insta al Gobierno a "establecer puntos de venta controlados, así como a delimitar las redes logísticas, con la seguridad necesaria, para evitar un uso fraudulento o ilegal del cánnabis medicinal".

El PP, a través de su diputado José Juan Zaplana, ha mantenido que a pesar de que la iniciativa se presenta con fines terapéuticos, al contener un punto favorable a legalizar el autocultivo, la consecuencia práctica del mismo sería que el usuario se convertiría "en prescriptor de sí mismo" y escaparía de a cualquier control. Zaplana ha añadido que el cannabis es una droga que provoca "pérdida de memoria y de la capacidad de concentración, en algunos casos psicosis y esquizofrenia, atenciones en urgencias e incluso la muerte".

El diputado de Ciudadanos Juan Ginés Córdoba ha insistido en el turno de réplica en que el apoyo de su grupo es al uso terapéutico "bajo control por parte de facultativos".

Mercado negro

Ignacio Subías, diputado del PSOE y médico, ha sostenido que está demostrado que el cannabis produce beneficios de ciertos pacientes oncológicos, con epilepsia o VIH al mitigar los síntomas de la enfermedad. Y ha resaltado el fracaso de "las políticas prohibicionistas para reducir el consumo". "Regular será mejor que mirar hacia otra parte", ha agregado.

A Compromís le hubiera gustado ir más lejos en el planteamiento de legalización, ha dicho su portavoz en el debate, José Ramón Nadal, que ha considerado, no obstante, que la proposición representa un primer paso para reducir el actual peso del mercado negro.

Antonio Montiel, diputado de Podemos, ha mantenido, que en España hay 100.000 usuarios terapéuticos de la planta, y ha recordado que países como Portugal y Uruguay y diversos estados de EE UU han regulado en los últimos años el uso terapéutico y en algunos casos lúdico del cannabis.

Más información