Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía investiga la trama de reventa en el Camp Nou

El Barça notifica los cargos a los 2.823 socios por el presunto fraude masivo

Gradas del Nou Camp vacías antes del partido contra el Valencia, el pasado jueves.
Gradas del Nou Camp vacías antes del partido contra el Valencia, el pasado jueves.

El dispositivo lanzado por el Barça contra el fraude en la venta de entradas de abonados no ha pasado desapercibido en la fiscalía. Al margen de las tareas que la Comisión de Disciplina del club está desarrollando para aclarar la estafa, la Fiscalía Anticorrupción ha decidido abrir, de oficio, una investigación. La divulgación de la noticia sobre el hallazgo de 2.823 entradas falsificadas en el partido contra el Real Madrid del pasado 6 de mayo ha bastado al ministerio público para abrir diligencias. Según han explicado a EL PAÍS fuentes judiciales, la Guardia Civil ya ha comenzado a reunir indicios.

En el último clásico, el club desplegó un operativo especial en el que participaron 120 personas. A las puertas del Camp Nou, intervinieron miles de entradas falsificadas que fueron confeccionadas con la información contenida en los abonos de temporada de un total de 2.823 socios. Los responsables del fraude lograban entradas tan sofisticadas que superaban los controles electrónicos. Hasta que el club lo detectó y puso remedio. El Barça tiene ahora en el punto de mira a esa trama, pero también a los socios que, presuntamente, cedieron sus carnés con ánimo de lucro.

El portavoz del FC Barcelona, Josep Vives, explicó en rueda de prensa que detrás de las falsificaciones existe una “red organizada” de reventa que causa perjuicio al club. Solo en el partido contra el Real Madrid, dijo Vives, el coste del fraude ascendió a cerca de 1,5 millones de euros. El portavoz añadió que, una vez recabada toda la información, el Barça la pondrá a disposición de las autoridades judiciales. Anticorrupción, sin embargo, se ha avanzado, por lo que es previsible que en las próximas semanas la Guardia Civil reclame al club los datos que ya obran en su poder.

En paralelo, el Barça sigue trabajando para atajar el fraude y este miércoles notificó el pliego de cargos a los socios afectados. La Comisión de Disciplina ve probada la “utilización masiva de entradas falsificadas” y califica la infracción como “muy grave”. Al ceder el abono a una trama de reventa, se posibilitó además la “manipulación y falsificación de un documento oficial del club”. El Barça recordó, en un comunicado, que las sanciones pueden comportar la pérdida de condición de socio por dos años e, incluso, de forma permanente. El plazo dado a los socios para efectuar alegaciones se ha ampliado.

El fraude en la venta de entradas para el Camp Nou ha motivado investigaciones judiciales en el pasado. En 2015, los Mossos d’Esquadra lanzaron un operativo coincidiendo con dos partidos de trascendencia: uno contra el Real Madrid, y el otro contra el Manchester City. Unos días después, los agentes detuvieron a tres personas que estaban en el interior de un coche con tarjetas de crédito y 43 carnés de socio con sus correspondientes abonos. Su base de operaciones era un hotel de Barcelona: los socios dejaban allí sus carnés y los pasaban a recoger después del partido. Los investigadores concluyeron que los tres implicados pagaban apetitosas sumas de dinero a los socios que les cedían el abono y, después, revendían (a un precio aún mayor) las entradas a personas dispuestas a pagarlas.