Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a 1.000 euros por tenencia de pornografía infantil el exsubdirector del IVAM

Juan Carlos Lledó está imputado también por el supuesto saqueo del museo de arte moderno

Explanada del IVAM en Valencia.
Explanada del IVAM en Valencia.

El Juzgado de lo Penal número 4 de Valencia ha condenado al ex subdirector financiero del IVAM Juan Carlos Lledó, imputado en otro procedimiento por el presunto saqueo del museo, por tenencia de pornografía infantil. Lledó guardaba "para su visionado" fotos de menores desnudas y realizándose tocamientos tanto en su ordenador del instituto valenciano de arte moderno como en el de su casa.

El exdirectivo del IVAM reconoció los hechos y llegó a un pacto con la fiscalía antes del inicio del juicio. Gracias a ello se ha beneficiado de una pena de solo 1.080 euros. Se trata de una sentencia de conformidad, en la que la juez se ha limitado a reproducir el pacto acordado por las partes.

De esta forma, Lledó, condenado a una pena de multa de seis meses con cuotas diarias de seis euros, ha conseguido que la sentencia recoja la pena más baja de las posibles para el delito recogido en el apartado quinto del artículo 189 del Código Penal, que establece: "El que para su propio uso adquiera o posea pornografía infantil o en cuya elaboración se hubieran utilizado personas con discapacidad necesitadas de especial protección, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión o con multa de seis meses a dos años".

Lledó, que fue mano derecha de la entonces directora del IVAM Consuelo Ciscar, está imputado por los supuestos delitos de prevaricación, falsedad documental y malversación. En esencia, la magistrada instructora de esta otra causa le acusa de haber colaborado en el desvío de fondos públicos a través, entre otras vías, de pagar precios hinchados por obras de arte.

Durante esa investigación, según recoge la sentencia, la policía intervino su ordenador del museo. En él, los agentes hallaron las imágenes sexuales de menores. La magistrada del Juzgado de Instrucción número 21 de Valencia formó una pieza separada sobre los hechos, que acabaron derivándose a otra instructora.

Esta autorizó en junio de 2017 el registro de la vivienda de Lledó, así como la intervención de sus ordenadores, teléfonos y dispositivos de almacenamiento de datos. Y en uno de los ordenadores incautados en el registro, la policía encontró más fotografías de menores desnudos.