Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La disección de emociones de Isabel Muñoz, en Tabacalera

La premiada fotógrafa exhibe ‘La antropología de los sentimientos’

Fotografía de Isabel Muñoz perteneciente a la serie 'Locura' (2016).
Fotografía de Isabel Muñoz perteneciente a la serie 'Locura' (2016).

La sala Principal de Tabacalera recibe al visitante con cuatro pantallas gigantes en las que se muestran a bailarines japoneses representando el buto, una danza creada tras la Segunda Guerra Mundial para limpiar el dolor de la derrota. Poco o nada se escucha salvo sus gemidos envolventes y universales que aportan una pista de lo que se verá a continuación. Así comienza La antropología de los sentimientos, la nueva exposición de la fotógrafa Isabel Muñoz, Premio Nacional de Fotografía en 2016.

Esta primera pieza (Kudo san) es, de hecho, la última. “He trabajado sobre este tema durante los últimos 25 años, pero esta pieza la acabamos anoche”, explicaba Muñoz ayer durante la presentación. La muestra, compuesta por una selección de 97 fotografías y seis instalaciones, construye un recorrido temático en torno a la representación obsesiva y heterogénea del cuerpo humano, desde los mismos orígenes de la humanidad, la espiritualidad, la locura, los límites y extremos del cuerpo, la dimensión social de lo corporal, y la sexualidad y el deseo. En ella se recogen las series fotográficas más representativas de su producción actual, aunque también se incluye material inédito e imágenes de los inicios de su carrera. “Al principio quisimos crear una retrospectiva, pero luego nos dimos cuenta de que debíamos continuar con esa búsqueda de sentimientos y emociones que tanto caracteriza su trabajo”, explica Audrey Hoareau, comisaria junto a François Cheval de la exposición.

Con este trabajo, Muñoz invita a desprenderse de prejuicios y a profundizar en aquello que muestran las imágenes. “Perforarse la cara con objetos punzantes o simular a Jesús crucificado… donde nosotros (occidentales) solo vemos dolor, quizás no lo haya”, apunta. Varias de las series de la muestra están dedicadas al cuerpo porque, como explica Hoareau, “es el elemento que representa nuestro centro y es, a la vez, algo muy complejo al que le damos diferentes tratamientos”.

Hoareau y Cheval se embarcaron en este proyecto junto a Muñoz hace tres años cuando la fotógrafa les invitó a visitar su estudio en el madrileño barrio de Pacífico. “Nos lo mostró todo: sus cajones, todas sus imágenes y las historias que contienen”, cuenta Hoareau. Comenzaron entonces a organizar el trabajo por temáticas y capítulos para ver qué nuevas aportaciones necesitaban. Muñoz habla con ternura de este último trabajo que define como “el más colaborativo” de su carrera: “He aprendido muchas cosas y me ha permitido reencontrarme con archivos que ya se perdían en los cajones de mi estudio. Volví a vivir cada historia al recuperar estas imágenes”.

“Los artífices de la exposición son ellos, todo está pensado al detalle. Han sido capaces de crear pequeños universos dentro de cada serie”, cuenta la fotógrafa barcelonesa. Los comisarios han conseguido reflejar la internacionalidad del trabajo de Muñoz, que ha recorrido infinidad de países, diseñando al milímetro la muestra. “Se nos ofreció este espacio (Tabacalera) cuando Isabel Muñoz ganó el Premio Nacional de Fotografía en 2016. Desde entonces hemos trabajado sabiendo cuál sería el lugar de exposición, eso nos facilitó mucho la labor”, explica Cheval.

La antropología de los sentimientos. Centro cultural Tabacalera (Embajadores, 53). Entrada gratuita. Hasta el 17 de junio.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información