Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aragonès pide al Gobierno que negocie y deje de hacer política a través del Tribunal Supremo

El adjunto a la Presidencia de ERC califica de "invento" el delito de rebelión que Llarena imputa a los líderes independentistas

Pere Aragonès, en una imagen de archivo.
Pere Aragonès, en una imagen de archivo.

Pere Aragonès, adjunto a la presidencia de Esquerra, ha pedido este mediodía al Gobierno español, que deje de hacer “política” a través del Tribunal Supremo y que se siente a negociar para solucionar el conflicto soberanista. Aragonès, nuevo hombre fuerte del partido tras el ingreso en prisión de Oriol Junqueras y sobre todo desde la fuga de Marta Rovira, secretaria general, ha recogido así la misma propuesta que Carles Puigdemont lanzó este sábado en Berlín tras ser puesto en libertad provisiona por la justicia alemana al no imputarle el delito de rebelión. “Nos sentaremos si esa mesa es soberanista y no autonomista”, ha advertido.

En la clausura de la convención de las Joventuts d’Esquerra, celebrada en la sede de la colla Falcons de Vilafranca, Aragonès, secretario de Economía de la Generalitat, ha instado al Gobierno de Rajoy a escuchar su propuesta ahora que también están celebrando una convención del partido. “Lo decimos bien alto y bien fuerte. Pedimos que saquen la política del Tribunal Supremo y que la pongan en la mesa de la negociación. Basta ya de que sea la Sala Segunda del Supremo la que decida”, ha afirmado recordando que Junqueras y Rovira lo solicitan la apertura de la vía del diálogo desde hace tiempo. El Gobierno ha ya dejado claro que su posición es inamovible y que no piensa negociar.

Tras arrancar el acto con un estruendo clamor en favor de la libertad de “los presos políticos”, Aragonès ha señalado que la decisión del Tribunal alemán de poner en libertad a Puigdemont ha puesto en el “espejo” a la justicia española. “Y no se ha gustado nada. Y así es como nosotros la vemos con la invención de delito de rebelión”, ha sostenido Aragonés que ha recalcado que las “urnas” no fracturan. “Lo que fractura son las porras. Tenemos la responsabilidad de coser este país y la voluntad de que las urnas prevalezcan”, ha dicho.

Aragonès ha omitido en su discurso su posición sobre el voto delegado del diputado Toni Comin, que puede allanar el camino de una investidura de Jordi Sànchez o de un nuevo candidato sin necesitarlos votos de los diputados de la CUP ni tampoco ha mencionado la urgencia de constituir un Ejecutivo catalán para poder expulsar el 155. El diputado, eso sí, ha citado el documento estratégico aprobado por la Joventut d’Esquerra Republicana (JER), que pasa por “acumular fuerzas e internacionalizar el conflicto y añadir la causa de los derechos civiles y políticos”. La JERC era el nombre histórico de las juventudes de Esquerra y hace meses ya suprimió la “C”. Hoy ha aprobado un nuevo logo: el de Jovent Republicà.