Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos investigan si el incendio en un local ‘okupa’ fue un ataque ‘ultra’

En el local aparecieron esvásticas pintadas y un mensaje: "CDR estáis muertos"

Tres operarios tapian las entradas del edificio que albergaba el Ateneu Popular de Sarrià.rn rn rn rn
Tres operarios tapian las entradas del edificio que albergaba el Ateneu Popular de Sarrià. EL PAÍS

Los Mossos d'Esquadra investigan el incendio que el jueves destrozó parte del Ateneu Popular de Sarrià com un posible ataque ultra. En el local, propiedad del Ayuntamiento de Barcelona, aparecieron esvásticas pintadas y un mensaje: "Estáis muertos CDR", dirigido a los autodenominados Comités de Defensa de la República, que usaban el edificio okupado para almacenar su material y que, han protagonizado recientemente numerosas manifestaciones y cortes de carretereas, por la detención del expresident Carles Puigdemont. El Ateneu y el consistorio de Barcelona en Comú cualificaron el incendio de un "ataque fascista", como señaló el teniente de alcalde, Jaume Asens.

Laia lo tiene claro. "Son grupos de extrema derecha y fascistas", dice convencida esta chica, miembro del Ateneu Popular de Sarrià, para señalar a los autores del incendio que el jueves provocó la caída de parte del techo de este espacio okupado desde diciembre de 2015. Este ataque es el último de muchos, asegura. Unas agresiones, que se han multiplicado a partir del referéndum del 1 de octubre de 2017, suspendido por el Tribunal Constitucional.

"Recibimos un ataque al mes, a veces incluso dos", explica Laia, quien asegura que no es la primera vez que intentan quemar el Ateneu, que organiza actividades populares del barrio. A la espera del informe definitivo, es probable que el edificio se tenga que tirar abajo, señalaron fuentes del Ayuntamiento de Barcelona, que el jueves presentó una denuncia para averiguar quienes son los autores del incendio.

Los vecinos coinciden en que Sarrià, uno de los barrios con la renta más alta de la ciudad, es "tranquilo". A Fernando, que vive enfrente del local, situado en el número 29 de la calle Hort de la Vila, le despertó el grito de alguien alertando del fuego desde la calle. Asegura que los chicos del Ateneu "no dan problemas" y que, de vez en cuando, hacían alguna fiesta. Eva Ceano, presidenta de la Asociación de Vecinos de Sarrià, rechaza "cualquier acto violento" y asegura que nunca ha habido ninguna queja por parte de los vecinos.

Algunos balcones del casco antiguo lucen estelades, aunque también es fácil observar carteles independentistas arrancados. Con el auge de manifestaciones en los últimos meses a causa del procés, Conchi Morales, que regenta una tienda, ha presenciado algún insulto, pero descarta un ambiente tenso en el barrio. También lo hace Albert, pastelero, que salvo esporádicos "Vivas a España", no ha presenciado escenas violentas, aunque recomienda no pasar con símbolos independentistas por la plaza Artós. Allí, cuenta Laia, del Ateneu, se reúnen grupos de extrema derecha, que relaciona con las últimas agresiones, "impunes", asegura, que ha sufrido el local okupado.

El jueves por la noche, unas 500 personas se manifestaron en Sarrià para rechazar el último ataque a su Ateneu Popular, condenado también por la CUP. Desde el PP municipal, Alberto Fernández Díaz, criticó que el Ayuntamiento "haya permitido la okupación" del edificio.

Más información