Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP anuncia una moción de censura contra el alcalde socialista de Alicante

El portavoz popular no descarta obtener el apoyo de algún concejal del PSPV-PSOE para que prospere

Gabriel Echávarri cuando presentó su candidatura a la alcaldía de Alicante.
Gabriel Echávarri cuando presentó su candidatura a la alcaldía de Alicante.

El PP ha anunciado este viernes una moción de censura contra el alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, investigado por prevaricación en dos causas judiciales, pese a que no cuenta con los apoyos necesarios para derrocarle. El portavoz del grupo municipal popular, Luis Barcala, ha asegurado que no descarta recabar el respaldo de algún concejal del propio PSPV­-PSOE por las “discrepancias” internas que él ve en este partido, “donde no todos comparten el enrocamiento” del primer edil.

Echávarri está procesado por un delito de prevaricación administrativa por el presunto fraccionamiento de 14 facturas por trabajos y servicios de la Concejalía de Comercio que costaron en su conjunto 144.160 euros. Además, está siendo investigado por otro juzgado por el mismo delito por despedir a una funcionaria interina que es, precisamente, cuñada del propio Barcala.

El alcalde gobierna la corporación en solitario junto a otros cinco regidores socialistas desde el pasado mes de noviembre, cuando sus antiguos socios, Guanyar Alacant (confluencia de Izquierda Unida, Podemos e independientes) y Compromís, abandonaron el gobierno tripartito surgido tras las últimas elecciones municipales por su negativa a dimitir. Guanyar cuenta con cinco concejales y Compromís con tres. En la bancada de la derecha, el PP, que fue la lista más votada, dispone de ocho votos y Ciudadanos (C’s) de cinco.

La mayoría absoluta en el pleno se obtiene con 15 de los 29 concejales. Aun sumando a su iniciativa a C’s, al PP no le salen las cuentas. Requeriría el apoyo de alguno de los partidos progresistas, pues los otros dos ediles que completan la corporación, Nerea Belmonte y José Sepulcre, expulsados de Guanyar y Ciudadanos, respectivamente, tienen la condición de no adscritos y la Ley Antitransfuguismo veta su participación en cualquier moción de censura.

El alcalde ya ha dicho que solo dimitirá cuando se le abra juicio oral y siempre y cuando le sustituya su número dos, Eva Montesinos, vicealcaldesa primera y concejal de Urbanismo. Pretende recabar los quince votos necesarios para permitir esa sucesión y obtener “garantías” jurídicas de que nadie se echará atrás en la sesión de investidura. Esos quince votos, según el primer edil, han de carecer de “condiciones previas”, pues no se van a “reeditar tripartitos ni fracasos”.

Los populares han ofrecido hoy una rueda de prensa en el ayuntamiento para comunicar el inicio de “negociaciones” destinadas a impulsar la censura. Ésta va “dirigida a los 29 concejales, para que reflexione cada cual a título individual” sobre “a quién representan”, ha explicado Barcala, en presencia de los demás concejales de su grupo y del secretario de Organización del PP, Rafael Candela. El portavoz local de los populares cree que hay concejales “que sí tienen responsabilidad y ponen por delante Alicante y no el minigobierno" que defiende Echávarri.

Barcala ha "tendido la mano" especialmente a Ciudadanos para que sea "valiente" y dé "un paso adelante, incluso por delante de la aritmética electoral y del interés personal". En su opinión, C’s debe aclarar "si se vuelve a reeditar un fracaso o se suma a un giro de 180 grados con un gobierno que salve la legislatura que queda". Yaneth Giraldo, portavoz de Ciudadanos, le ha respondido de inmediato. “Lo primero que tiene que hacer el PP es limpiar la Diputación de imputados”, ha señalado, en alusión a los diputados provinciales populares investigados por los jueces. C’s ve en la iniciativa del PP un “brindis al sol”, al no tener “la aritmética suficiente”.

El PP formalizará la moción de censura ante un notario, antes de presentarla en el registro municipal, cuando tenga los 15 votos del pleno necesarios para debatirla o, en su defecto, cuando se le abra juicio oral al alcalde por el llamado ‘caso Comercio’. El grupo popular ha adoptado esta decisión “por responsabilidad" y "ante el desgobierno y el caos en la ciudad", ha aseverado su portavoz, tras recordar que representa a la lista más votada.