Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona detecta que se vende droga en nueve pisos sociales del Raval

El Ayuntamiento peina el parque público de alquiler y descubre un 3,3% de viviendas ocupadas

Vecinos protestando en el Raval
Vecinos protestando en el Raval

En una iniciativa inédita, el Ayuntamiento de Barcelona ha revisado su parque público de alquiler: 6.274 pisos de un total de 7.406 pisos que son propiedad del consistorio o cedidas por el Incasòl. Tras visitarlos en distintas horas y días, el resultado aporta datos que contrastan con leyendas urbanas, como que las ocupaciones en el parque son habituales: el 96,3% de los pisos se utilizan correctamente (6.041) y solo el 3,4% (210) están ocupados o no pagan alquiler o no tienen contrato en regla, por lo que el Instituto Municipal de la Vivienda ha tramitado demandas. De estos, el 0,34 se han resuelto con el desahucio de sus ocupantes, por uso fraudulento de la vivienda.

Son 23 casos, entre los que figuran nueve pisos ubicados en cuatro direcciones del barrio del Raval que son utilizados como narcopisos. En estos casos, el Ayuntamiento ha buscado la fórmula legal más rápida para que sus ocupantes sean desahuciados, que no siempre es la del delito contra la salud pública.

"Los datos son relevantes por varias razones", apunta el gerente de Vivienda del consistorio, Javier Burón. Por ejemplo, "porque puede haber la leyenda urbana de que cuando uno entra en el parque público ya no sale, haga lo que haga, y no es así". "Son casos en los que se ha emitido informe de servicios sociales y tenemos la absoluta certeza de que quien lo habita no paga porque no quiere, porque o tiene ingresos propios o ayudas publicas", detalla. "El mensaje a los inquilinos que no hagan bien las cosas es que más pronto que tarde apareceremos", añade.

El inventario también revela que el 98% de los pisos están habitados y el 2% en rotación (150 que están vacíos entre la marcha de unos inquilinos y la llegada de los siguientes). Burón, asegura que el porcentaje es muy bajo, lo que tiene dos lecturas: por un lado el parque está muy utilizado, pero por otra el Ayuntamiento tiene pocas posibilidades de adjudicar alquileres a nuevas familias.

A este parque público hay que sumar otras viviendas que también gestiona el consistorio. Son 250 pisos de la entidad Habitat 3 y 767 de la bolsa de alquiler (cedidos por particulares). De media, los inquilinos del parque gestionado por la administración pagan de 202 euros de alquiler.

Además de la situación legal de las viviendas, la revisión ha servido al consistorio para hacer una encuesta entre casi 8.000 personas que viven en ellas. El 54% son mujeres, el 46 hombres; de todas las edades; y, por origen, el 78% son españoles y el 18% no comunitarios. "Un porcentaje parecido al de los usuarios de los servicios sociales, que es superior a la media general de la población, pero menos de lo que la gente pueda suponer", señala Burón.

Por nivel de estudios, el 74% de los habitantes tienen estudios de segundo o tercer grado, y por situación laboral, los tres grandes grupos son personas con trabajo fijo, pensionistas y desempleados. El 12% está en situación de vulnerabilidad.

Más información