Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El separatismo prepara el camino a Turull para ser investido ‘president’

ERC presiona a Puigdemont para que aclare ya el candidato

Jordi Turull, durante el acto en Madrid.

Junts per Catalunya y Esquerra Republicana se preparan para el tercer intento de investidura de presidente de la Generalitat en el Parlament tras el 21-D. Después del fracaso de las candidaturas de Carles Puigdemont y de Jordi Sànchez por los impedimentos judiciales, los dos grupos mayoritarios del independentismo optarán por el exconsejero Jordi Turull. El expresident se reunirá este miércoles con los diputados de su grupo parlamentario en Bruselas y se espera que allí unja al extitular del departamento de Presidencia. También que se aborde el futuro de Junts per Catalunya como formación política.

El nombre de Turull genera consenso entre la lista del expresident y el PDeCAT. Esquerra no pone objeciones. “Nosotros no especularemos sobre el candidato y el nombre no será un obstáculo”, aseguró ayer la dirigente republicana Marta Rovira, que insistió en formar cuanto antes “un Govern efectivo”. La CUP, sin embargo, reiteró ayer que el debate nominal es secundario y criticó el carácter “autonomista” del acuerdo de gobierno hecha por Junts per Catalunya y ERC. Tanto así que ni siquiera la debatirán en su consejo político del próximo sábado.

Se necesitan al menos dos votos de los cuatro de la CUP para que salga adelante la investidura. De ahí que un sector de la lista de Puigdemont ponga también sobre la mesa el nombre de Joaquim Torra, exdirector del Born Centro Cultural y exvicepresidente de Òmnium. El perfil radicalmente independentista de Torra, creen, podría convencer a los anticapitalistas. La otra opción para poder investir a un president pasa por que Puigdemont y el exconsejero Toni Comín, ambos en Bruselas, renuncien a sus actas. Un escenario poco probable.

Turull ha sido diputado desde 2006. Estuvo en prisión preventiva por orden de la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, dentro de la causa contra el separatismo. Esto también lo convierte en un president con fecha de caducidad. Se da por hecho que será inhabilitado. Su designación se inscribe en la estrategia de Puigdemont de mantener su pulso con el Estado.