Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta del sector educativo en favor de la inmersión lingüística

Más de medio millar de personas salen a la calle en Barcelona para defender el uso del catalán como lengua vehicular en la escuela catalana

Centenares de personas protestan en Barcelona en defensa de la inmersión lingüística
Centenares de personas protestan en Barcelona en defensa de la inmersión lingüística

La jornada de lluvia y temporal no amedentró ayer al más de medio millar de personas que acudieron a la llamada de la plataforma Som Escola para concentrarse en la plaza Sant Jaume de Barcelona en favor de la inmersión lingüística en las escuelas. Las protestas estaban convocadas de forma simultánea en todos los ayuntamientos catalanes.

Varios días después de que el Gobierno central anunciase su intención de garantizar, a través de una casilla en la preinscripción escolar u otro método, que los padres pudiesen elegir la lengua vehicular en la que se educa a sus hijos en la escuela —hasta ahora, la lengua predominante era el catalán—, el sector educativo en bloque ha salido a la calle para defender el modelo de inmersión lingüística. “Esto es un rechazo a la tendencia centralizadora y segregadora del Gobierno. No permitiremos que rompan el modelo de la escuela catalana y nuestro modelo de cohesión social”, adviertieron los convocantes ante una nube de paraguas en Barcelona. La expresidenta del Parlament y diputada de ERC, Carme Forcadell, participó en la protesta en Barcelona. También estuvo el diputado en el Congreso por En Comú Podem, Joan Mena.

Varios portavoces de la plataforma —formada por sindicatos, entidades sociales y asociaciones docentes y estudiantiles— leyeron un manifiesto en el que defendieron que el modelo de inmersión lingüística ha servido de sistema de "cohesión social" en los últimos años y ha garantizado "la igualdad de oportunidades" entre los menores catalanes, independientemente de su origen o situación social. 

Aunque la lluvia no dio tregua en muchas zonas de Cataluña, las concentraciones se repitieron en otros municipios como Lleida, Montcada y Vic, entre otros.