Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciberexpert@s: mediadores en las aulas contra el ciberacoso y otros riesgos ‘online’

Más de 870 centros educativos valencianos piden formación en el uso seguro de internet, acoso escolar, violencia de género y consumo de drogas

Los escolares del colegio Ramiro Izquierdo de Castellón. Ampliar foto
Los escolares del colegio Ramiro Izquierdo de Castellón.

Joan. 11 años “para doce”, especifica. Cursa sexto de Primaria en el colegio José Soriano de Vila-real (Castellón) y es ya, tras diez horas de formación junto a un agente de la Policía Nacional y a falta de un último trámite burocrático, un ciberpexperto. Es decir, un mediador entre las aulas y la policía para alertar de casos de ciberacoso o ciberbullying, así como de los riesgos ligados a un uso indebido, e inseguro, de las nuevas tecnologías. Le falta el carné físico que lo acreditará como tal, pero éste llegará en breve, señalan desde el centro escolar. Cuando lo tenga en su mano, tendrá acceso a una página web en la que, introduciendo el código de su carné, podrá informar a la policía de este tipo de conductas. Bien detectadas por él o por escolares que acuden a su figura como ciberexperto para ejercer de correa de transmisión.

Joan forma parte de la segunda promoción de ciberexpert@s del colegio José Soriano. La primera en este centro vila-realense, pionero en la provincia, salió en junio de 2017, con 50 estudiantes formados. La iniciativa se enmarca dentro del plan director del Gobierno en los centros educativos y su entorno y busca concienciar y sensibilizar a los menores en el uso responsable de internet y las nuevas tecnologías. El objetivo: que las redes sociales o los sistemas de mensajería instantánea sean aliados, y no un problema. “Nos han enseñado cosas que no sabíamos antes, hemos profundizado en muchos temas”, explica, haciendo alusión a términos como el sexting (envío de mensajes sexuales por medio de teléfonos móviles) o la creación de perfiles falsos para, por ejemplo, burlarse de un compañero.

Junto al ciberacoso o el sexting, también se les prepara para afrontar o prevenir una suplantación de identidad o una situación de grooming (la manipulación online de un menor por parte de un adulto con fines sexuales); a hacer una buena gestión de la privacidad online y offline, y a adquirir habilidades para navegar con seguridad. Las tecnoadicciones, el acceso a contenido digital inapropiado, las comunidades peligrosas o la netiqueta (el conjunto de reglas para ser un ciberciudadano educado y respetado) son otros puntos que abordan las sesiones. En ellas también se informa a los menores y jóvenes de los recursos policiales para la prevención de la delincuencia. “Sobre todo, nos han enseñado a ver cómo se puede sentir la persona a la que se le hace eso, nos damos cuenta del daño que se le puede hacer”, comenta Joan. “Ayuda a una mejor convivencia”, matiza.

En la labor preventiva de este programa incide la directora del José Soriano, Carmina Pitarch. “Les mentalizan mucho y les hacen ver dónde pueden llegar las consecuencias de este tipo de actos. Y también cómo actuar si alguien les arrastra a ideas a las que no les tiene arrastrar. El ciberexperto es un compromiso que adquieren para bien de todos”, explica a EL PAÍS. En este centro, la formación policial dirigida a su alumnado se adapta a cada etapa educativa. Por ejemplo, la lucha contra el acoso escolar centra los cursos en cuarto de Primaria, y en quinto se abordan temas como el racismo o las bandas violentas.

El número de escolares con el carné de ciberexpert@ va en aumento. Este lunes el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha entregado este documento a 59 estudiantes del colegio Ramiro Izquierdo de Castellón, habilitados para detectar riesgos o para ejercer de canales. La preocupación por las consecuencias que implica un mal uso de internet y redes sociales ha disparado la demanda de formación por parte de colegios e institutos. El 36% solicita charlas sobre una amplia variedad de temáticas para los alumnos con Policía y Guardia Civil, según ha destacado Moragues. Hasta enero se han presentado 2.078 solicitudes de acciones formativas desde 872 centros escolares de la Comunidad Valenciana, un 22% más que hace dos cursos.

De las más de 2.000 peticiones de formación, el 37% lo son relativas al uso seguro de las nuevas tecnologías para minimizar riesgos en menores; un 30% para prevenir y combatir la violencia de género en las aulas. Consumo de drogas y bandas violentas completan el ranking. En la provincia de Castellón 412 alumnos y alumnas de Primaria de Vila-real y la capital de la Plana pertenecientes a ocho centros educativos han participado ya o están inmersos en el programa Ciberexpert@.

Más información