Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont augura que el discurso de Fin de Año de 2018 se hará desde el Palau

El expresidente pide desde Bruselas a Rajoy que "rectifique", que "repare el daño causado" y acepte los resultados

Carles Puigdemont ha pronunciado esta noche desde Bruselas el tradicional discurso de Fin de Año, que emiten todos los presidentes de la Generalitat. El mensaje lo ha dictado como responsable del “Govern legítimo de Cataluña” y ha sido transmitido a partir de las 20.50 por el canal 324 de la televisión pública de la Generalitat. Tras reclamar a Mariano Rajoy que asuma los resultados del 21-D y que “dialogue y rectifique”, Puigdemont ha vaticinado que ese discurso en 2018 se hará desde el Palau. “De aquí a un año, el discurso de Fin de Año del president de la Generalitat se hará, como no puede ser de otra manera, desde el Palau, bien cerca de los trabajadores de la Administración catalana que hoy soportan la intervención grosera y a los que quiero animar a servir a nuestro pueblo con la misma eficacia de siempre”, afirmó.

Durante el discurso, el expresident no ha desvelado la principal incógnita que envuelve el inicio de la próxima legislatura, esto es, si piensa o no regresar de Bélgica. En el caso de que decida volver a España para afrontar su eventual investidura, se arriesga a ser detenido de forma automática. Rajoy ha convocado para el día 17 de enero la constitución de la Cámara. Puigdemont reivindica el cargo de president por ser el cabeza de la lista independentista más votada y con capacidad de formar Gobierno. La candidatura de Junts per Catalunya descarta investir a Oriol Junqueras porque sostiene que sería asumir “el marco mental” del 155 y de que Rajoy no respeta la decisión que arrojaron las urnas.

Puigdemont no ha revelado cómo piensa afrontar la investidura ante el riesgo de ser detenido si regresa a España

Tras calificar de "vergüenza" y "escándalo" que haya hoy "presos políticos" en la Unión Europea en alusión a Junqueras, los dos Jordis y el exconsejero Joaquim Forn, Puigdemont ha celebrado la alta participación el 21 de diciembre que, en su opinión, demuestra que los catalanes "no tienen miedo" a las urnas. "Somos un pueblo democráticamente maduro que se ha ganado el derecho a hacerse a sí mismo como república de hombres y mujeres libres". A renglón seguido, ha invitado al Gobierno a aprovechar la nueva oportunidad de comportarse "como la democracia europea que asegura ser" y empezar a negociar políticamente con el "Govern legítimo de Cataluña". "Muchos ciudadanos esperan que fracasada la receta de la violencia, la represión y la liquidación del autogobierno, empiece la era del diálogo y negociación que reclamamos desde hace años", ha insistido.

Luciendo un lazo amarillo y junto a una senyera y una bandera europea, Puigdemont ha basado su discurso en subrayar que Rajoy ha fracasado al garantizar a sus socios europeos que resolvería el "pleito catalán" antes de Navidad con una "solución rápida e indolora, un remedio casi milagroso", en alusión a supresión del autogobierno y unas elecciones que depararían una victoria de los partidos constitucionalistas, que formarían, ha dicho, "un gobierno dócil y conformista". "Pues no", se ha jactado, "la segunda parte no ha salido como él soñaba, su partido ha quedado relegado en última posición y el Gobierno que presido puede mantener el apoyo parlamentario". Por todo ello, se ha preguntado de qué ha servido "tanta represión", "la parálisis del 155" y tanto "dolor a las víctimas del 1 de octubre" y a los miembros del Govern, de la Mesa del Parlament, alcaldes y líderes encarcelados, bomberos o policías que tienen que desfilar por el juzgado o que temen una "delación ideológica".

"¿De qué ha servido este despropósito monumental? ¿Esta es la propuesta española para Cataluña?", se ha preguntado

"¿De qué ha servido este despropósito monumental? ¿Esta es la propuesta española para Cataluña?", se ha seguido preguntando afirmando que como presidente "exige" al Gobierno español y a quienes le dan apoyo que "rectifiquen lo que no funciona", que "reparen el daño causado y que "restituyan lo que han destituido sin el permiso de los catalanes". "¿A qué espera el presidente Rajoy a aceptar los resultados?", ha concluido Puigdemont que ha culminado el mensaje deseando un año en el que se puedan disfrutar de los "valores fundamentales de la república: libertad, igualdad y fraternidad".

El expresident prometió durante la campaña que volvería a Cataluña tras las elecciones pero se arriesga a ir a la cárcel. El pasado día 25, Puigdemont ya mandó un mensaje a los catalanes a través del conseller cesado Jordi Turull, que leyó una carta en su nombre en la que homenajeó a su antecesor Francesc Macià y afirmó que, como él, fue perseguido como él por querer cumplir la voluntad de los catalanes. "Vivimos un estado de persecución a las ideas legítimas, democráticas y no violentas", dijo el expresidente.

Más información