Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iceta es partidario de indultar a los líderes secesionistas para cerrar heridas

El PSOE aseguró que “respeta” la postura del candidato del PSC

El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Miquel Iceta, en el Cercle d'Economia.

Miquel Iceta anunció ayer que pediría el indulto para los líderes secesionistas catalanes en caso de que sean condenados en sentencia firme por el Tribunal Supremo. Se trataría, dijo, de “cerrar heridas”, una idea que encaja con su mensaje “a favor de la reconciliación entre catalanes” que transmite en sus mítines para afrontar la fractura social que ha producido el independentismo. El PSOE aseguró que “respeta” la postura del candidato del PSC.

El candidato socialista a la Generalitat había expresado en diversas ocasiones en privado su opinión en favor de la medida de gracia contra los dirigentes del secesionismo si finalmente los condena el Tribunal Supremo, y lo sugirió en una entrevista en el diario Ara,pero ayer lo verbalizó por primera vez de forma contundente en público durante una entrevista en RAC-1 en la que insistió en la necesidad de respetar la presunción de inocencia y de esperar a que se pronuncie la justicia.

Iceta aseguró que quiere ser “prudente y esperar a ver si hay sentencia condenatoria”, pero en caso de que finalmente se produjera el pronunciamiento firme de los tribunales, se declaró partidario de solicitar el indulto para los líderes secesionistas. “La democracia tiene mecanismos para suavizar, aligerar y coser heridas que tienen un origen político, aunque hayan llevado eventualmente a la comisión de algún delito”, apostilló Iceta, quien insiste en cada mitin de campaña en que quiere iniciar una etapa de “reconciliación entre los catalanes, los españoles, Europa y el mundo de la economía”.

El indulto es una medida de gracia que otorga el Rey, a propuesta del Ministerio de Justicia, previa deliberación del Consejo de Ministros. Extingue la responsabilidad penal, pero no la civil que pudiera derivarse de ella y no cancela los antecedentes penales. Los principales líderes independentistas —Iceta no especificó si se refería a todos o solo alguno de ellos— están acusados de delitos de sedición, rebelión y malversación con penas de hasta 30 años de cárcel.

La dirección del PSOE no quiso pronunciarse ayer sobre las declaraciones de Iceta, aunque optó por no desautorizarle. La vicesecretaria general, Adriana Lastra, manifestó que se trataba de “la opinión de Miquel Iceta hecha en el marco de una campaña electoral” y que Ferraz “respeta” la postura del candidato del PSC, dijo en declaraciones en el Congreso. Repreguntada por si el partido compartía que los dirigentes independentistas debían ser indultados, Lastra volvió a insistir en que el PSOE “respetaba” la posición de Iceta.

Fuentes oficiales remarcaron después a EL PAÍS que la idea de Iceta “no es una propuesta del PSOE, sino del PSC, un partido autónomo, que el PSOE respeta”. La dirección quiso marcar cierta distancia con las declaraciones de su candidato en Cataluña, pero tampoco desautorizarlo en plena campaña. La cúpula insistió también en que había que entender el “contexto” catalán.

En privado, fuentes de la dirección socialista reconocían su sorpresa por el posicionamiento del primer secretario del PSC, que aseguraban no conocer de antemano. Aunque Iceta no había escondido esta opinión en los últimos días, y ya la había expresado en términos similares en privado e incluso en público.

“Desproporcionada”

Las palabras del candidato del PSC causaron malestar en varias federaciones socialistas. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, dijo comprender “la buena intención de Iceta y la presión social en campaña”, pero no compartir la petición de indulto. “Hay que tomarse en serio el cumplimiento con el Estado de derecho. Me niego a utilizar la justicia ni como puerta de entrada ni de salida de la política”, afirmó el presidente socialista.

Las palabras del candidato socialista no son una ocurrencia electoral y él mismo recordó ayer que siempre ha calificado de “desproporcionados” los encarcelamientos ordenados por la Audiencia Nacional y por el Tribunal Supremo contra los líderes independentistas de la Asamblea Nacional Catalana y de Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, y contra algunos miembros del destituido Gobierno de la Generalitat.

El pasado día 4, por ejemplo, el primer secretario del PSC calificó de “mala noticia” que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena mantuviera en prisión al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, al exconsejero de Interior Joaquim Forn y a los dos Jordis. “Me alegro por los que salen, pero creo que se debería haber extendido al resto”, dijo Iceta sobre el excarcelamiento de los exconsejeros Jordi Turull, Josep Rull, Carles Mundó, Meritxell Borràs, Raül Romeva y Dolors Bassa.

“La prisión preventiva tiene mucho más sentido para otra clase de delitos. Ahora, en un Estado de derecho uno no tiene más remedio que acatar lo que diga el juez. Esto no quiere decir que estemos de acuerdo”, añadió ayer Iceta, quien en otro momento lamentó que los secesionistas “atribuyan al PSC los encarcelamientos y pretendan trasladar la responsabilidad” a los socialistas cuando ese procedimiento sigue los cauces del proceso judicial.

Ciudadanos y el PP cargaron contra la idea defendida por el candidato el PSC. El secretario general del PP en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, subrayó que el indulto sirve para “corregir injusticias” y no “hechos delictivos”, mientras el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, afirmó a través de Twitter: “Si quieren prohibir los indultos a políticos por malversación o prevaricación, vote Ciudadanos. Si quieren indultos a políticos, vote PSC-PSOE”.

Más información