Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una Navidad de cine

Navimad invita a visitar el céntrico Palacio de las Alhajas, comer algo

y ver una película o una exposición

Imagen de promoción de la película 'Love Actually', que se podrá ver en el Palacio de las Alhajas, dentro de Navimad.
Imagen de promoción de la película 'Love Actually', que se podrá ver en el Palacio de las Alhajas, dentro de Navimad.

La Navidad convierte a Madrid en ciudad de deseo. Mucha gente aprovecha el puente para hacer una escapada a la capital para hacer compras y, de paso, disfrutar de restaurantes, musicales, museos o las luces —el autobús Naviluz, de la Empresa Municipal de Transporte, ha vendido las 100.000 plazas que ofertaba y está lleno hasta el 6 de enero—. La ciudad responde con una efervescente cartelera de propuestas; Navimad es la más cinéfila de todas. El Palacio de las Alhajas (plaza de San Martín, 1), construido a finales del siglo XIX, es el epicentro de esta cita, que mezcla cine, gastronomía y ocio.

“Queríamos crear un evento sociocultural en el centro de Madrid para que tanto los madrileños como los visitantes encuentren un espacio donde se celebre el espíritu de la Navidad y que esté dirigida a la cultura y no exclusivamente a las ventas”, cuenta Jesús Mateos, de Sunset Cinema, organizadores de Navimad. Por eso en su propuesta aparecen un centenar de películas, exposiciones de arte, gastronomía y sesiones de dj y música en directo.

“Es un proyecto que llevo persiguiendo mucho tiempo”, dice el director de Sunset Cinema, responsables también de otras citas como Cibeles de Cine, Sunset Cinema’s Halloween y Au Revoir Palafox. Remarca el eje cinéfilo de Navimad: “Hay clásicos de estas fechas. Es difícil encontrar una programación así: Placido, Love Actually, Matilda”, defiende. También Terminator, de James Cameron; Atrapado en el tiempo, de Harold Ramis; El Crepúsculo de los Dioses, de Billy Wilder; Spiderman: Homecoming, con Tom Holand como Peter Parker, o el musical de 1968 Chitty Chitty Bang Bang. Una ecléctica mezcla en la que se echa de menos Solo en casa: “Y los Gremlins”, apunta Mateos, “pero no es fácil conseguir todas las películas”. La pantalla de Navimad arrancó el pasado sábado. Su programa se extiende hasta el 7 de enero, aunque entre el 10 y el 19 de diciembre realizan una breve interrupción.

Pero además de ver películas, en el Palacio de las Alhajas se puede ver el cine de otra forma: a través de las ilustraciones de Víctor Soler, que ha creado fotogramas “inéditos” de sus películas favoritas, historias paralelas dentro de clásicos como Blade Runner, My Fair Lady o El Padrino y que presenta en Lo que el cine no me contó. Otra de las exposiciones que se pueden ver en el palacio está formada por una selección de portadas de la revista Yorokobu, ideadas por, entre otros, David Sierra, Shahin Haghjou o Rafa Goicoechea. La última de las muestras recoge el trabajo del ilustrador Óscar Llorens, que ha expuesto en México, Nueva York, Madrid o Barcelona.

“En esta época mucha gente quiere ir al centro de Madrid a tomar algo y se encuentra con que está todo muy lleno. También queríamos dar una alternativa, un gran espacio en el que quedar con los colegas y desconectar”, añade Mateos, que ha incluido una sección para comer y beber, ideada por Life Gourmet. “Se pueden tomar desde los churros hasta las copas”, apunta Mateos sobre la propuesta gastronómica, que incluye cena navideña y brunch los fines de semana. “La idea es disfrutar la Navidad con la gente que más te apetezca”.