Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dos bloques se juegan el 21-D la hegemonía en el área metropolitana

Ciudadanos obtuvo un alto rédito electoral en la corona de Barcelona y los 'comunes' fijan en ella parte de su estrategia

Mercadillo de Bellvitge, en L'Hospitalet de Llobregat.
Mercadillo de Bellvitge, en L'Hospitalet de Llobregat.

El bloque independentista y el contrario a la secesión se juega su hegemonía en las elecciones del 21-D en el área metropolitana de Barcelona. Junts per Catalunya distribuirá sus actos matinales de campaña por el cinturón y Esquerra cerrará simbólicamente en Sant Vicenç dels Horts, el pueblo de Oriol Junqueras. Ciudadanos ya obtuvo un alto rédito electoral en la corona de Barcelona en los comicios del 27-S, en 2015, y los comunes han programado en esa zona un segundo circuito paralelo al que liderará Xavier Domènech. El PSC volverá a volcarse en la conurbación de Barcelona. La CUP potenciará también su presencia allí.

La partida se vuelve a jugar en la corona de Barcelona, el área más poblada que puede decantar la balanza. La participación en los comicios de 2015 fue del 74,95%, la más alta en unas autonómicas, y todos los indicios apuntan a que la cifra de asistencia a las urnas podría ser superior. De hecho, todos los partidos, salvo ERC, que lo hizo en Vic, arrancaron la campaña en Barcelona o en L’Hospitalet. Junts per Catalunya, Ciudadanos, PSC y la CUP organizaron mitines en la capital mientras PSC y Catalunya en Comú en L’Hospitalet del Llobregat.

Junts pel Sí, la coalición formada por Convergència y ERC, ganó en 2015 en Barcelona y en Badalona. Ada Colau llevaba, durante el 27-S, apenas cuatro meses en la alcaldía de Barcelona y vio estupefacta como el independentismo se imponía en Barcelona y el partido naranja se imponía en Nou Barris, su distrito talismán, por 300 votos a Junts pel Sí. El PSC conservó Cornellà y Santa Coloma de Gramenet pero Ciudadanos dio la sorpresa al vencer en L'Hospitalet, feudo histórico del PSC; Esplugues, Sant Boi o Gavà.

Con una dinámica plebiscitaria aún más enconada, que seguramente se volverá a reproducir, todos los partidos acudirán a las capitales de provincia pero se volcarán en el cinturón. Los programas de campaña son reveladores: ERC, favorita en las encuestas, ha organizado un mitin en Badalona y cerrará la campaña en Sant Vicens dels Horts, en un claro homenaje a Oriol Junqueras, ciudad en la que reside y de la que fue alcalde. Ciudadanos abrió y clausurará la campaña en Barcelona. La formación naranja confía en un aumento de participación en el cinturón para desbancar a ERC. Sus esfuerzos los destinará en Cornellà, Santa Coloma o Terrassa. Curiosamente, no figura ningún mitin ni en L'Hospitalet ni en Badalona, la segunda y la tercera ciudad más pobladas de Cataluña. Junts per Catalunya expondrá su programa en el cinturón y los mitines por el resto de Cataluña.

Segundo circuito

Decidido a recuperar el feudo perdido, el PSC arrancó la campaña en L'Hospitalet, la segunda ciudad más importante de Cataluña con alcalde socialista (Núria Marín). El partido cerrará en Cornellà, el municipio del presidente José Montilla.

Escarmentados con el resultado del 27-S, los comunes han organizado un segundo circuito de actos paralelo al del candidato Xavier Domènech para arañar votos y contener a Ciudadanos. La CUP centra la mitad de sus actos de su campaña en el Baix Llobregat y ha previsto cinco mítines en esa comarca. Fuentes de la campaña explican que en la comarca el voto de izquierdas “fluctúa” y que, por eso, le dan prioridad.

Con información de Camilo. S. Baquero, Pere Rios, Jesús García, Lluis Pellicer y Guillem Andrés.

 

El PP exhibe músculo por la aplicación del 155

La aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la Generalitat ha generado confianza en las instituciones y ha ayudado a dar estabilidad a la economía. Estas son las bazas que el Partido Popular intentará exhibir en una campaña electoral que se le ha complicado por la potencia que ha adquirido Ciudadanos, especialmente en el cinturón de Barcelona. Bajo el lema "La solución es España", el partido de Mariano Rajoy se ha fijado como objetivo contribuir a que el independentismo se quede lejos de la mayoría absoluta y complicar la formación de un eventual tripartido de izquierdas con ERC, Catalunya en Comú-Poded y los socialistas. El candidato, Xavier García-Albiol, llamó ayer a