Elecciones en Cataluña

La CUP debate su programa electoral con una manifestación ultra en el exterior

Medio millar de militantes antisistema crean un cordón humano para no permitir que 50 miembros de la ultraderecha se aproximen a la sede de la formación

Protesta de ultras ante la sede de la CUP este sábado.CRISTÓBAL CASTRO / epv

Los miembros de la CUP han debatido esta mañana el programa electoral —con el que se presentarán a los comicios del 21 de diciembre— envueltos en una situación insólita: con la sede rodeada por militantes y simpatizantes de la formación antisistema, Mossos d’Esquadra y medio centenar de manifestantes ultras que habían convocado un escrache a las 12.00 frente a la sede barcelonesa de la izquierda independentista.

Más información

Hace días que la plataforma Por España me atrevo —en la que participan miembros de Falange, Democracia Nacional, Generación Identitaria, Legión Urbana y otras entidades próximas a la ultraderecha— había hecho pública una convocatoria en las redes sociales en la que llamaba a sus simpatizantes a manifestarse, hoy, frente a la sede de la CUP. En el cartel con el que llamaban a la movilización aparecía una caricatura de Anna Gabriel debajo de la ducha y un lema: “Las calles ya no son vuestras”.

La CUP denunció a la Junta Electoral y al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) la movilización ultra pero ambos se inhibieron y la manifestación no fue prohibida por ninguno de los órganos. Ante esta situación, la CUP decidió mantener el debate del programa electoral en el interior de la sede pero llamó a la militancia a proteger el inmueble creando un cordón humano.

Poco después de las diez de la mañana, decenas de personas se concentraban en el 180 de la calle Casp de Barcelona. Antes que ellos, hasta 10 furgonetas de los Mossos d’Esquadra ya supervisaban los alrededores de la sede de la formación anticapitalista. Entre los que formaron el cordón humano se encontraban líderes de la formación como David Fernández, Mireia Boya o Mireia Vehí pero también el exlíder de Podem, Albano Dante Fachín.

Hasta medio millar de personas se han llegado a reunir en las puertas del local de la CUP mientras los agentes de los Mossos d’Esquadra colocaban vallas de protección y cerca de 80 antidisturbios diseñaban cordones de seguridad con la intención de que concentrados de uno y otro bando no llegaran a mantener contacto. Mientras esperaban la llegada de los ultras, los militantes de la CUP han lanzado las clásicas proclamas: “Las calles serán siempre nuestras” y otras reivindicando el posicionamiento antifascista de la ciudad de Barcelona.

A lo lejos, y proveniente del paseo Sant Joan se aproximaban medio centenar de ultras totalmente encapsulados por los Mossos d’Esquadra. Los agentes les han permitido llegar hasta 50 metros antes del cordón que sostenía a los simpatizantes de la CUP. Los ultras han gritado elogios a la unidad de España, han criticado (megáfono en mano a la CUP) y han insultado a los integrantes de la formación por haber mantenido contactos con Arnaldo Otegi. Entre los cánticos, gritos de “separatistas terroristas”, “Puigdemont a prisión”, “las calles ya no son vuestras” y “agua y jabón es la solución”.

Al otro lado de las barreras policiales, los simpatizantes independentistas cantaron Els Segadors y gritaron “os vais a quemar con tanto cara al sol”. Tras minutos de gritos compartidos, los ultras han encendido varias bengalas han dado gracias a la CUP por haber provocado que el gobierno central pusiera en marcha el artículo 155 y poco después abandonaron el lugar sin que tuvieran que lamentarse incidentes de gran consideración.

Minutos después de que los ultras abandonaran las calles, la número dos por la lista de Barcelona para el próximo 21 de diciembre, María Sirvent, denunciaba el “ataque fascista” a la sede de la formación. “Queda claro que la junta electoral es un árbitro parcial que busca un resultado concreto”, criticó Sirvent.

La número dos de la CUP ha propuesto a ERC y a la lista encabezada por Carles Puigdemont tres puntos compartidos en sus programas. “El primero debe ser el compromiso de hacer efectiva la República como un nuevo Estado Independiente de acuerdo con el mandato del 1 de octubre y la proclamación de la independencia del 27 de octubre”, resaltó. El segundo punto que propone la formación antisistema es exigir por un lado la liberación de los exconsejeros y los dos presidentes de las entidades secesionistas y, por otro, la retirada de Policía Nacional y Guardia Civil de Cataluña. El tercer punto es impulsar un “gran acuerdo de país” para llevar a cabo un proceso constituyente.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50