Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los narcopisos llevan a un alijo de 331 kilos de heroína

La policia sospecha que se ha producido un repunte en el consumo de esta droga

Los 331 kilos de heroína incautados por la Policía.
Los 331 kilos de heroína incautados por la Policía. EFE

La preocupación por los narcopisos en Barcelona llevó a la Policía Nacional en Cataluña a centrar sus esfuerzos en la heroína. Primero, impidieron un pase de 25 kilos en Badalona. En los registros en los domicilios de los detenidos, encontraron otros 43 kilos, y finalmente, cuatro días después, descubrieron 263 kilos en el puerto de Barcelona. En total, 331 kilos de heroína que tenía como destino, entre otros, los narcopisos de Barcelona y Madrid.

Todo pasó en menos de una semana. El 16 de noviembre los agentes descubrieron el pase de droga en Badalona y detuvieron a cuatro personas. En sus casas, al día siguiente, hallaron más heroína y tres armas de fuego cortas. El 21 de noviembre, escondida en 989 bolsas repartidas en nueve contenedores de sacos de cemento, hallaron una de las mayores partidas de heroína incautadas en España.

El destinatario final de esos contenedores era la empresa de importación y exportación de bebidas y productos de alimentación Global Jori Food, según fuentes policiales, con sede en Terrassa. Los investigadores sospechan que su dueño, un ciudadano apodado El Turco, por su país de origen, afincado desde hace años en España y sin antecedentes penales, era el líder de la organización. Conducía un coche valorado en más de 100.000 euros. El resto, dos colombianos y un ecuatoriano, eran intermediarios.

La droga llevaba ocho días en el puerto de Barcelona, en un barco que había zarpado de Turquía. Pero la heroína provenía de Afganistán, según explicó ayer el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que viajó a Barcelona para asistir a la rueda de prensa.

Los 331 kilos hubiesen supuesto en el mercado unos 10 millones de dosis. Los agentes aseguran que han notado un repunte del consumo de este tipo de droga, tanto en Barcelona como en Madrid. “El perfil es ahora menos marginal, la droga se consume de diferentes formas: además de inyectarse, se fuma, se inhala y se fuma”, explicaron ayer fuentes policiales que han participado en la investigación.

4.000 consumidores

En Barcelona, la Agencia de Salud Pública no ha detectado hasta ahora ese incremento. La cifra de consumidores de heroína se mantiene estable en los últimos años, con una media de 4.000 personas en la ciudad. Sí admiten que ha habido una diversificación en la forma de consumo, que no implica necesariamente un incremento. También han percibido un aumento de travellers procedentes de Italia: personas sin domicilio fijo que se asientan allí donde el consumo está menos penado y les ocasiona menos problemas. “Pero son policonsumidores, no se puede decir que sean consumidores de heroína”, explica un portavoz de la Agencia.

Además de indicadores indirectos, como personas atendidas en urgencias, o las muertes por sobredosis, el organismo tiene una veintena de educadores en el terreno. Controlan lo que ocurre en la calle, el material abandonado, las jeringuillas devueltas o las salas de venopunción.

La policía sigue adelante con su investigación. El objetivo es intentar acreditar quienes eran los suministradores de la droga a los ahora detenidos. En el registro a una nave donde se habían almacenado anteriores envíos de cemento, los investigadores han encontrado documentación relevante para la investigación. El hallazgo de los 331 kilos de heroína es una cifra histórica, solo superada por las incautaciones en 1990 a un grupo, también de origen turco, que llegó a mover 450 kilos de esta droga.

Zoido, satisfecho por la aplicación del 155

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, aseguró ayer que se siente “satisfecho” por cómo se está aplicando el artículo 155 en Cataluña, y en concreto en Mossos. Alabó la tarea del comisario Ferran López al frente del cuerpo, en sustitución de Trapero que fue cesado, y alegó que únicamente le ha pedido que cumplan con la Constitución y la legalidad vigente. Esa situación, dijo ayer, acabará cuando se constituya un nuevo Gobierno en Cataluña, fruto de las elecciones del próximo 21 de diciembre.