Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La veloz danza de Ballet du Nord aterriza en el Mercat de les Flors

Bailarán “Auguri” de Olivier Dubois, su director

La compañía Ballet de Nord, Centre Chorégraphique National de Roubaix NordPas de Calais en la obra 'Auguri'
La compañía Ballet de Nord, Centre Chorégraphique National de Roubaix NordPas de Calais en la obra 'Auguri'

Estreno, con mayúsculas, de danza en Barcelona. La magnífica compañía Ballet de Nord, Centre Chorégraphique National de Roubaix NordPas de Calais, bailará por primera vez en la capital catalana hasta el sábado en el Mercat de les Flors con una trepidante coreografía del que es su director desde 2014, Olivier Dubois, (Colmar- Francia, 1972), considerado en la actualidad como l'enfant terrible de la danza contemporánea francesa. “Considero un acto de amor que los críticos y el público francés me llame enfant terrible, quiere decir que mis trabajos interesan y rompen esquemas”, afirma el brillante coreógrafo.

Auguri es la nueva creación de Dubois y es también la última parte de su trilogía Étude critique pour un trompe l’oeil. “Durante siete años he creado cuatro piezas que componen una ciclo, que tiene como inspiración la búsqueda de la felicidad, que quede claro que mi motivación es la búsqueda no la finalidad. Empecé con Révolution, luego le siguió el solo Rouge y más tarde Tragédie que se estrenó en el Festival de Avinyó de 2012”.

“He llamado Augiri a esta última coreografía porque viene de una palabra italiana que significa celebración y también porque pienso en las manadas de pájaros que en la antigüedad eran augurio de alguna noticia. Los 22 magníficos hombres y mujeres que interpretan mi coreografía, no quiero calificarlos únicamente de bailarines, son esta manada de pájaros que en escena se mueven a una gran velocidad, sin chocar jamás, en busca de algo. ¡En Auguri hay 1.140 entradas y salidas de escenario!, resulta hipnótico para el público que observa y se emociona con la misma velocidad”, confiesa el creador.

El Ballet du Nord tiene en plantilla 61 bailarines, de ellos solo 22 interpretan Auguri. “Son unos intérpretes muy especiales con los que he trabajado en muchos espectáculos, sus edades van de los 23 a los 56 años, son unos grandes virtuosos de la danza, pero también les he sometido a un duro entrenamiento a cargo de Alain Lignier, instructor francés de atletismo. Él creó una tabla para que supieran correr como deportistas, luego otra para mantener la forma durante las actuaciones y también para las giras, además de aconsejarles a nivel alimenticio. El resultado ha sido fantástico como se podrá ver en el Mercat de les Flors”, explica con satisfacción Dubois.

La música de este espectáculo es del compositor François Caffenne, colaborador habitual en los espectáculos de Dubois. “Creo que junto a Caffenne formamos un buen tándem, para la música de Auguri hemos creado una partitura de música electrónica pero con estructura de sinfonía y funciona muy bien”.

Olivier Dubois ya está preparando un nuevo espectáculo, en esta ocasión la fuente de inspiración serán los girasoles y su forma de dar la espalda al sol. “La nueva obra se llamará Tropismos y tratará de la supervivencia, estará interpretada por 5 mujeres y tres hombres y tendrá una duración aproximada de dos horas y cuarto. Me gusta las piezas largas, aunque Auguri solo dura 60 minutos, pero si fuera más larga los intérpretes no mantendrían el dinamismo y energía interior que emana de la obra, desfallecerían”.

Este fascinante creador que antes de ser director del Ballet de Nord fue considerado como uno de los 25 mejores bailarines del mundo en 2011 por la revista Dance Europe y que ha trabajado con Karine Saporta, Angelin Preljocaj, Jan Fabre o Sasha Waltz por citar algunos, dejará a finales del próximo diciembre el Centre Chorégraphique National de Roubaix Nord-Pas de Calais y junto con el Ballet du Nord pasara a ser compañía resiente del prestigioso centro de creación Le Centquatre de París. “En la actualidad los centros coreográficos de Francia están agonizando, les ha matado la burocracia, yo tenía un presupuesto mínimo, la mayor parte era para pagar a los administrativos y los alquileres, me prometieron muchas cosas que luego no fueron verdad, por eso me voy a finales de año”, concluye Dubois